La Fiscalía lo tiene claro: pide el procesamiento de Bartomeu por fraude fiscal en el fichaje de Neymar

Señala su "indudable" participación en un fraude de casi dos millones de euros en la operación del futbolista brasileño.

 

EL FRAUDE, EN CIFRAS

 

El fraude imputado al Barça y a Bartomeu se suma a otros 2,4 millones de euros que el club habría dejado de abonar en 2011 y a 6,9 millones correspondientes al ejercicio de 2013. Por este motivo están imputados el expresidente del Barça Sandro Rosell, por un delito societario y dos fiscales, y el propio club como persona jurídica por los mismos delitos contra la Hacienda Pública.

  

El fichaje de Neymar costó, según la Fiscalía de la Audiencia Nacional, un total de 94,8 millones de euros (82,7 millones por el traspaso y 12,1 millones en impuestos); Rosell, sin embargo, cifró la operación en 57,1 millones.

  

Según el Ministerio Público, el expresidente azulgrana ocultó las cifras reales del fichaje del brasileño para asegurarse al delantero,  que tenía contrato con el Santos hasta 2014, y adelantarlo a 2013.

  

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 investiga el fichaje de Neymar desde el 22 de enero de 2014, día en el que admitió a trámite una querella presentada por el socio del Barça Jordi Cases contra el entonces presidente de la entidad Sandro Rosell, quien se vio obligado a presentar su dimisión un día después.

La Fiscalía ha propuesto al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz que procese al presidente del Fútbol Club Barcelona, Josep Maria Bartomeu, por su "indudable" participación en un fraude de 1.915.322 euros cometido en el fichaje del delantero brasileño Neymar.

  

En el escrito, en el que rechaza archivar las actuaciones contra Bartomeu, el fiscal José Perals pide la transformación en procedimiento abreviado de las actuaciones seguidas contra Bartomeu y el club azulgrana por un delito contra la Hacienda Pública relativo a las cantidades que Hacienda dejó de ingresar en concepto de Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) del ejercicio de 2014.

  

El representante del Ministerio Público recuerda que el mandatario culé es el máximo responsable del club desde el 23 de enero de 2014 y que tuvo "pleno" conocimiento y participación en el proceso de adquisición del futbolista, con una "evidente" voluntad de "engañar a Hacienda y faltar al deber de solidaridad que supone el pago de impuestos".

 

A su juicio, ha quedado patente a lo largo del procedimiento "toda una actividad de simulación contractual" desarrollada por la entidad a lo largo de varios años para eludir el pago de los tributos y además "perpetuó" tal simulación en 2014, con Bartomeu en su dirección.

 

ACTUACIÓN "PRETENDIDAMENTE TRANSPARENTE"

  

El fiscal acusa al club azulgrana de intentar disimular el fraude con una actuación "pretendidamente transparente" mediante una supuesta regularización, por valor de 13,5 millones de euros, que "no es tal". "Lo cierto es que se pretende ahora disfrazar un fraude que se comenzó a cometer en 2011 y se ha perpetuado incluso mientras se desarrollaba este procedimiento, alegando nuevamente una interpretación de la ley contraria a la literalidad y al espíritu de la misma", expone.

  

En este contexto, el representante del Ministerio Público señala que el club barcelonista intentó reducir el coste del jugador y su declaración complementaria no implica "sin más" la ausencia de perjuicio para la Hacienda Pública. Según dice, debía tributar al 52 por ciento por IRPF y no al 24,75 como hizo alegando que residía en el extranjero en ese momento. "Nos hallamos muy por encima de la frontera del delito de fraude fiscal", ha agregado.

  

De hecho, desgrana que el propio imputado firmó el pago de cinco millones de euros abonado el 30 de enero de 2014  y que no se pueden "desdibujar" sus funciones de presidencia, relegando su responsabilidad sobre asesores fiscales o ejecutivos, como pretendía su defensa.