La Fiscalía de Menores pide 4 años para los dos acusados de intimidación a los docentes

La pena. Solicita internamiento en régimen semiabierto por los hechos que ocurrieron el 12 de octubre.
M. S. B.

La Fiscalía de Menores de Salamanca solicita dos años y seis meses de internamiento en régimen semiabierto de los que los últimos seis meses serán en régimen de libertad vigilada y prohibición de acercarse a menos de 250 metros y/o comunicarse con los profesores víctimas de los delitos, por tiempo de tres años, para uno de los dos acusados del tiroteo contra la vivienda y el coche, respectivamente, de los dos docentes del Centro Integrado Río Tormes, el pasado 12 de octubre. Por otra parte, para el otro menor pide un año y seis meses de convivencia en grupo educativo y prohibición de acercarse a menos de 250 metros y/o comunicarse con los profesores víctimas de los delitos por tiempo de dos años.

Los hechos se remontan al 12 de octubre de 2010, cuando los menores, en compañía de otras personas mayores de edad, decidieron dar un escarmiento a dos profesores del centro de Formación Profesional Río Tormes, ya que en el mes de mayo uno de los implicados había sustraído una batería en el citado instituto del que entonces era alumno y ambos profesores, en cumplimiento de su obligación, habían formulado la pertinente denuncia.

Para cumplir las ansias de venganza, uno de los menores se apoderó de una pistola de calibre 9 milímetros corto que su padre guardaba en su casa y que se encontraba en perfecto estado de conservación y funcionamiento y de la que, obviamente, ninguno de los menores tenia licencia ni guía de pertenencia.

Así, en ejecución del plan preconcebido, uno de los menores, quedo con su novia, en el Museo del Comercio de la ciudad y desde allí, entre las ocho y las nueve de la noche fueron a la zona del Parque de los Jesuitas donde se reunieron con los otros tres mayores de edad montando todos en un vehículo, que figura a nombre de R. S. G., si bien R. M., manifiesta haberlo adquirido, siendo conducido por este último yendo hacia un descampado en las proximidades de la urbanización El Encinar, mostrando el menor a todos la pistola que llevaba sacándosela de la cintura.

Cuando el grupo averiguó dónde se encontraba la vivienda del profesor, que en ese momento se hallaba en el jardín de la misma, y una vez que efectuaron los disparos, el vehículo partió a gran velocidad y se dirigieron al domicilio del otro profesor con el fin de efectuar la misma operación, para lo que se fueron a la localidad donde reside el docente y al llegar allí apagaron las luces del coche y dieron una vuelta hasta localizar el vehículo del profesor, sacando el menor su cuerpo por la ventanilla del vehículo y efectuando dos disparos contra el coche del profesor, que se encontraba en la casa.