La filial de Al Qaeda en Irak reivindica la reciente oleada de atentados

Los sucesos cobraron la vida de al menos una treintena de personas en Bagdad
El Estado Islámico de Irak, coalición insurgente en la que está integrada la filial de Al Qaeda en Irak, ha reivindicado la última oleada de atentados perpetrados este sábado, durante la Fiesta del Cordero o Eid al Adha, que se cobró la vida de al menos una treintena de personas en Bagdad.

El grupo reivindica estos atentados como respuesta a las detenciones injustificadas de mujeres suníes para chantajear y presionar a sus familiares para que se rindan ante las autoridades. "Los ataques durante el Eid pretenden enviar un mensaje: No estáis a salvo, ni siquiera durante una fiesta de la paz", indica el comunicado, publicado en varios foros islamistas y recogido por la CNN.

"Lo que vendrá después será mucho peor, así que estad preparados", advierte el grupo en el texto, cuya autenticidad no ha podido ser corroborada.

El incidente más grave fue un atentado con coche bomba perpetrado el sábado contra un restaurante del barrio chií de Ciudad Sadr, en el que han muerto al menos 23 personas, según han informado fuentes de la Policía y de los hospitales de la zona.

Unas horas antes siete personas murieron por la explosión de una bomba colocada junto a un mercadillo de otro barrio bagdadí. En este atentado han muerto tres niños que jugaban cerca del lugar de la explosión.