La Feria del Libro cierra sus puertas entre el 'sol y la lluvia'

XXII Feria del Libro Antiguo y de Ocasión de Salamanca. (Foto: Sara Bayón)

Los libreros, que durante dos semanas se han adueñado de la Plaza Mayor, vacían sus casetas y hacen el balance de esta 'XXII Feria del Libro Antiguo y de Ocasión de Salamanca'.

La feria que comenzó en lo que parecían cálidos y soleados días veraniegos, ha acabado finalmente entre las lluvias y el frío del otoño más lúgubre. Una semana con el sol y otra con el agua, así se clausura la XXII Feria del Libro Antiguo y de Ocasión, que ha convertido a Salamanca en la capital de la Literatura durante este breve período de tiempo.

 

De esta manera, las casetas dejarán desnuda de nuevo a la Plaza Mayor y los libreros proceden a hacer el balance de uno de sus eventos más importantes del año. Como, precisamente, nunca llueve a gusto de todos, unos han aumentado sus expectativas y otros las han visto mermadas.

 

"En principio ha sido aceptable, pero ha bajado bastante", comenta Vicente Castaño, de Libros Páginas. "La lluvia y el frío la segunda semana ha influido bastante". Para él, lo que más se ha vendido son "libros de segunda mano económicos, de unos cuatro o cinco euros, y para estudiantes, como pueden ser Luces de Bohemia, Rimas y Leyendas o Lazarillos".

 

Según indica, en el libro antiguo "es difícil comparar los géneros vendidos con otros años, ya que nunca hay lo mismo; se tiene una ejemplar y se vende; siempre cambia". De entre su catálogo actual, destaca, por ejemplo, "una primera edición de la biografía que Torres Villarroel escribió sobre la madre de Santa Teresa, que data de 1737 y que cuesta 450 euros".

 

Más optimista es José Javier García, que ha venido con su biblioteca desde Madrid, de la librería García Prieto. "Ha ido muy bien; se nota que este año ya empieza a mejorar algo la crisis, va subiendo". Para García, todos los temas tienen su público, y se venden "tanto tebeos para gente a quien le gusta recordarlos, como un libro del siglo XVI". Aunque a la hora de generalizar, señala, el perfil puede ser "el de una persona más especializada, bibliófilos de unos cincuenta años, aunque también se pueden encontrar jóvenes de 18 o 20 que están empezando".

 

 

El libro antiguo, explica, "va en función de lo que quieras y puedas gastar". Así, "puedes encontrar libros del siglo XVI desde 100 euros hasta, por supuesto, puedes ir hasta ejemplares de 5.000 o 7.000"Con todo, García tiene claro que "el año que viene volveremos". "Está muy bien organizada y es de las mejores, con actividades paralelas y esta plaza tan concurrida".

 

Por su parte, la librería anticuaria Mundus Libri es una veterana en la feria. "El balance es muy positivo", afirma satisfecha Ana Fortes. "La crisis se nota, como en todo, pero el libro antiguo se mantiene bastante, ya que los coleccionistas y el público especializado parece que no ha dejado de comprarlo". Además, indica "ha estado muy bien organizada y el tiempo ha sido extraordinario hasta la segunda semana". De entre sus ventas en esta feria, destaca "una primera edición de El circo, firmada y dedicada por el propio Gómez de la Serna, así como una farmacopea del siglo XVII".

 

Una de las librerías llegadas desde más lejos es Ramón Urbano Libros, que se ha trasladado desde Churriana de la Vega, junto a Granada. "Para nosotros ha estado bien tranquilito, ha bajado bastante respecto a otros años", apunta Elisa. "La crisis sigue notándose bastante". Para ellos, sobre todo "se ha vendido novela, especialmente la de intriga". Aunque, señalan, "no hay un perfil, ya que hay libros de todo tipo y vienen un poco de todo". No obstante, a pesar de la crisis, "seguiremos viniendo, porque esta feria merece la pena". 

 

Y, de esta manera, las casetas, ya con muchos huecos en sus estanterías, bajan sus puertas y los libreros regresan un año más a su rutina de siempre, solo hasta la próxima feria.