La Feria de San Antonio 'revive' al campo con más de 200 cabezas de ganado, maquinaria y productos alimentarios

Buen ambiente en una jornada soleada donde el sector agroganadero disfrutó de una feria que está en auge. Las imágenes, en ESTA GALERÍA

Alba de Tormes se ha convertido, un año más, en el epicentro del sector agroganadero con la celebración de la V Feria Ganadera de San Antonio, que ha acogido más de 200 cabezas de ganado, maquinaria agrícola de antes y de ahora, así como los principales productos alimentarios de la provincia.

El sol ha acompañado una jornada con buen ambiente de público para un certamen que ha sido inaugurado por la alcaldesa de la localidad, Concepción Miguélez, y el diputado de Ferias y de Agricultura, Jesús María Ortiz, quien ha destacado el "apoyo que desde la institución provincial se da a este tipo de ferias pese a la crisis. Y Alba de Tormes celebra un certamen digno de elogio porque cuenta con mucha calidad y tradición en este sector", dijo.

Por su parte, Concepción Miguélez, hizo hincapié en la necesidad de que se sigan celebrando ferias como ésta para superar la crisis del sector, con más de 200 cabezas de ganado y muchos puestos de artesanos alimentarios de la provincia que no se han querido perder esta cita".

Así, los presentes pudieron observar los mejores ejemplares de caballos, ganado vacuno o ganado avícola con especies exóticas, así como de maquinaria de calidad que volvió a años atrás para mostrar cómo trabajan los profesionales de entonces y cómo lo hacen ahora.

Y cómo no, tampoco faltaron los puestos alimentarios, con los mejores quesos, aceites, legumbres o dulces de la provincia, que muchos no pudieron dejar escapar e hicieron un esfuerzo para dar un capricho al paladar.

La Feria Artesana, un éxito
La villa ducal no solo destaca por el ganado, sino también por la feria artesana que ha reunido a cientos de albenses y turistas para adquirir los mejores objetos realizados de manera artesanal. También hubo tiempo para que los más 'peques' dejaran muestra de sus habilidades con el barro, dejando, por qué no, una puerta abierta a ser el futuro de esta profesión.