La Feria de Día limita a cinco pinchos, cierra tres zonas y da 'un toque' a las casetas en calidad y horarios

La organización toma cartas en el asunto y corrige fallos endémicos como el exceso de casetas, la falta de rigor con los horarios y el descontrol de la oferta en calidad y cantidad.

La Feria de Día de 2016 se ha visto obligada a corregir algunas de las deficiencias más criticadas tanto por detractores como por usuarios, como ha reconocido la Asociación de Hostelería que la organiza. Muchas casetas se habían convertido en un "verbena" por el incumplimiento de normas básicas y sobre todo por haberse alejado mucho de cualquier criterio de calidad. Por eso, este año la organización ha decidido restringir a cinco el número de pinchos por caseta. Esto acabará con una práctica muy habitual que había convertido a muchas en bares provisionales por la proliferación de un número casi infinito de pinchos, tapas y raciones.

 

El segundo toque de atención se da en materia de horarios, no en los de inicio y final... si no en la mala costumbre que habían adoptado muchos de no abrir durante la mañana o en aquellas horas donde estimaban no habría negocio.

 

También se ponen en orden cuestiones como la caldiad y el número de las casetas. De entrada se reducen tres zonas, se elimina las de San Boal, Carmelitas y Salesas. Lo que sirve para reducir de un plumazo en quince las casetas. Además, la calidad de los pinchos se va a vigilar con más interés y de hecho los pinchos de feria propuestos han tenido que pasar una selección previa para corregir posibles defectos de planteamiento o calidad. En junio fueron sometidos todos al escrutinio de un jurado.

 

Por último y para corregir otra de las pegas habituales las casetas de las zonas patrimoniales serán del mismo color, de manera que limitará el impacto visual. 

Noticias relacionadas