La familia del anciano atropellado pide que pague el “verdadero culpable”

Villar de Ciervo.Los allegados de Miguel García Rivero hablan de “homicidio involuntario” y dudan de que una mujer fuera quien conducía y no unos jóvenes.
E. S C. / AGENCIAS
La familia de Miguel García Rivero, el hombre de 90 años atropellado el pasado sábado por un turismo en Villar de Ciervo reclamó ayer en un comunicado que se haga justicia y “el verdadero culpable pague por lo ocurrido”, ante un suceso que calificó de “homicidio involuntario”.

El atropello ocurrió sobre la 08.00 horas en la salida de Villar de Ciervo hacia Puerto Seguro y, según el parte oficial de la Guardia Civil, el turismo que atropelló al fallecido, que ese mismo día cumplía 90 años, era conducido por una mujer de 57 años y en él viajaban sus dos hijos –una joven de 30 años y otro de 22– y un tercer ocupante de 33 años.

La familia reclama en el comunicado que se esclarezcan los hechos ya que, a su juicio, “la persona que se autoinculpa del atropello –la mujer– no concuerda con las versiones de numerosos testigos que sitúan en el vehículo a cuatro jóvenes que disfrutaban de las fiestas de Villar de Ciervo”.

Según explicó ayer a Efe la Guardia Civil de Tráfico, “el parte enviado ayer –por el sábado–a los medios de comunicación es algo circunstancial, no es definitivo, ya que la investigación continúa y lo definitivo será el parte que se mande al Juzgado”.

En opinión de la familia del fallecido, “ha existido delito de omisión del deber de socorro, ya que el vehículo se dio a la fuga sin auxiliar a la víctima, lo cual convierte el accidente de tráfico en un delito penal”.

En el comunicado también se destaca que “al cabo de dos horas, aproximadamente, regresó -el vehículo- conducido por la madre de uno de los jóvenes”.

Asimismo, incide en que “el vehículo Onda Civic de color rojo –el turismo del atropello– fue trasladado sin precintar por una grúa del lugar del accidente hacia un lugar desconocido, impidiendo a la familia de la víctima solicitar las pruebas oportunas para esclarecer los hechos”. Se da la circunstancia de que la supuesta conductora permaneció durante varias horas estacionada en el interior del vehículo a un kilómetro, aproximadamente, del lugar del suceso, en dirección a Puerto Seguro, donde precisó de asistencia sanitaria.

Los restos mortales de Miguel GarcíaRivero recibieron ayer sepultura en una ceremonia íntima celebrada en Villar de Ciervo y a la que asistieron sus hijos y sus allegados más próximos. Asimismo, el Consistorio tributó un minuto de silencio antes de la capea celebrada dentro de las fiestas patronales.