La familia de Pilar Juárez pide buscarla en Santo Domingo

Error. Exteriores solicita una nueva prueba de ADN tras confirmarse que el cadáver hallado en Haití no era el suyo. Espiral de violencia. El caos obliga a las autoridades a decretar el estado de emergencia
Efe / Puerto Príncipe

La familia de Juárez “ha pedido al Gobierno que la búsqueda de Pilar y el resto de españoles no solo se haga en Haití, sino también en Santo Domingo y en todos los hospitales de los países a los que están llegando cuerpos”. Un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación informó el domingo a última hora de que la primera identificación había sido llevada a cabo por Unpol (Policía de Naciones Unidas) pero que debido al “mal estado de los cadáveres” se produjo un error en la identificación del cadáver identificado como el de Pilar Juárez. Su esposo, José Valverde, confirmó telefónicamente que el cuerpo de su mujer se encontraba en la morgue y que la identificación por parte del cónsul español en Haití, amigo del matrimonio, le pareció suficiente como para confirmar el fallecimiento. Sin embargo, esta primera identificación errónea fue subsanada a través de las pruebas realizadas por funcionarios españoles. Una portavoz oficial de la familia de Pilar Juárez aseguró que sus allegados están “absolutamente disgustados” por este error y solicitan de las autoridades españolas que “no se vuelva a repetir en ningún caso la publicidad de una identificación que no esté plenamente confirmada”.

Estado de emergencia
Un total de 70.000 personas muertas en el seísmo del pasado martes en Haití han sido enterradas hasta el momento, mientras que el gobierno ha decretado el estado de emergencia hasta fin de mes. La cifra de muertos fue facilitada por el secretario de Estado para la Alfabetización, Carol Joseph, según informó Radio Metropole, una de las más escuchadas en el país. Además del estado de emergencia, que suspende varias garantías constitucionales, el gobierno ha decretado un periodo de duelo nacional de 30 días. Los cadáveres que continúan apareciendo bajo los escombros son transportados a fosas comunes, donde son cubiertos con una solución de cal viva.