La falta de ayudas y rentabilidad reducen un 33% el censo de ovino en Salamanca desde el año 2007

(Foto: Chema Díez)

Los ganaderos denuncian una total falta de subvenciones por parte de las administraciones al tiempo que reconocen que ya no es rentable; las cifras no engañan y Salamanca ha pasado de 675.113 cabezas a solo 454.690 a finales de 2012.

 

 

CENSO OVINO EN SALAMANCA

 

2007: 675.113 cabezas de ganado

 

2008: 631.482 cabezas de ganado

 

2009: 535.220 cabezas de ganado

 

2010: 533.640 cabezas de ganado

 

2011: 464.339 cabezas de ganado

 

2012: 454.690 cabezas de ganado

El sector del ovino se lleva la peor parte en la actualidad; los altos precios del vacuno y el porcino le dejan en una situación muy complicada, que se agrava por la pérdida de censo ganadero en los últimos cinco años.

 

Las cifras no engañan y los datos de la Junta de Castilla y León reflejan una caída del número de animales del 33% entre 2007 y 2012, que se ve aún más perjudicada por la falta de ayudas y de rentabilidad de un sector cuyos precios en origen viven anclados. El valor del lechazo, sin ir más lejos, es similar al de hace varias décadas, no así los costes de producción. En la actualidad, el censo de ovino ha descendido hasta 454.690 cabezas y con peores perspectivas de cara al ejercicio 2013, donde son muchos los profesionales que han tenido que 'cerrar' la puerta.

 

Otro aspecto que no invita al optimismo es el desacoplamiento de las ayudas en un sector que cada día abandonan más profesionales en España, Castilla y León y Salamanca. Tan solo hay algunas subevnciones para los lechazos de calidad pertenecientes a la Indicación Geográfica Protegida (IGP) y para el resto, pero en un nivel muy inferior al de hace años.

 

El análisis de los datos de la consejería de Agricultura señalan que desde 2007 hasta 2012 se ha producido un descenso año a año de la cabaña ganadera de ovino. La mayor bajada se ha registrado entre 2008 y 2009, pasando de 631.482 a 535.220, lo que significa casi 100.000 ovejas menos en solo un ejercicio, coincidiendo con uno de los periodos de crisis más pronunciados del sector.

 

LAS OVEJAS DE VIDA SE LLEVAN LA PALMA

 

El estudio de los datos refleja que las ovejas destinadas a vida se llevan la palma con el porcentaje más elevado del censo, con 385.341 cabezas, por las 417.122 de 2011, las 450.125 de 2010, o las 557.633 del ejercicio 2007, observando una clara evolución a la baja.

 

La cifra de sementales ta bién se ha visto reducida desde los 13.697 de 2007 hasta los 10.961 de 2012, con una tendencia negativa, mientras que el censo de corderos ha aumentado de forma exponencial entre 2011 y 2012, pasando de 34.313 a 58.398, pero con una caída muy significativa desde 2007, cuando Salamanca contaba con casi 104.000 corderos.

 

Por último, el ganado caprino es poco representativo en la provincia con 9.693 animales, por los 11.399 de 2011, los 15.647 de 2010 o los 16.964 del ejercicio 2008, sector que también va perdiendo peso en Salamanca.