La fábrica de Toro prevé abrir sus puertas el próximo 2 de octubre

Algunas parcelas de remolacha presentan podredumbre por el exceso de humedad en la tierra

La fábrica de remolacha de Toro podría iniciar su actividad en una nueva campaña el próximo 2 de octubre si se cumplen los plazos fijados, según fuentes consultadas por este diario. Ésta es una fecha marcada por los dirigentes de la fábrica pero que puede variar en función del inicio de la recogida por parte de los productores de la región.

En cuanto a la situación del cultivo, éste mantiene una calidad irregular con parcelas donde no se prevén problemas de ningún tipo con otras que sí presentes ya rasgos de podredumbre debido al exceso de humedad en la tierra. “Se trata de terrenos que han alternado cultivos de regadío como el maíz y no han podido airearse en varios años y debido a la humedad que acumulan son más propensos a contraer enfermedades y hongos de varios tipos. Sin embargo, hay otras parcelas que presentan un aspecto envidiable porque vienen de trabajar con los cereales”, señala Juan Manuel Redero, presidente de la Remolachera Salmantina.

El maíz temprano inicia la cosecha
Por su parte, algunos agricultores de la provincia de Salamanca han iniciado ya la recolección del maíz más temprano, aquel que se sembró a finales de marzo o principios de abril con un nivel de humedad no demasiado elevado debido a las altas temperaturas del mes de agosto y, especialmente, del presente mes de septiembre.

De hecho, “el maíz se paga en torno a las 33 pesetas el kilogramo con la humedad que tiene aunque seco vale más”, apunta Redero. En cuanto a las perspectivas de producción, se manejan unas similares a las de al año pasado con rendimientos que alcanzarán los 12.000 o 13.000 kilogramos por hectárea en muchas zonas de la provincia.

Por último, en lo que se refiere a la patata, Redero señala que no ha favorecido en nada el parón en el arranque durante unos días propuesto por el sindicato UCCL “y que solo ha valido para que aún quede mucha patata en las tierras y se dañe la labor del agricultor”, apuntó.