La fábrica de Toro cierra sus puertas con una producción récord y sin problemas en la recogida del cultivo

La ausencia de lluvia ha hecho que el fin de la recolección se adelante un mes y medio en relación a la pasada campaña

Los agricultores de la provincia de Salamanca ya han dado por finalizada la campaña de remolacha debido al cierre de la fábrica de Toro (Zamora) después de recibir las últimas toneladas de cultivo para cerrar una temporada con una producción récord, que supera las 100 toneladas por hectárea.

Estos elevados rendimientos vienen dados por las favorables condiciones meteorológicas ya que durante la recogida ha habido una ausencia total de precipitaciones que no han interrumpido la recolección, favoreciendo la calidad de la remolacha y evitando también su podredumbre en la tierra o en los montones.

La provincia de Salamanca ha entregado casi 180.000 toneladas del cupo que tenía fijado, y solo queda algo en los montones de algunas parcelas, que se destinarán para la alimentación animal, habiendo cumplido los cupos y acumulando la remolacha excedentaria.

Por ello, la fábrica ha podido cerrar sus puertas hasta el año que viene a primeros de febrero cuando en la pasada campaña lo hizo a finales del mes de marzo con motivo de las excesivas lluvias, que también provocaron un cierre a mitad de campaña al no poder los agricultores sacar el cultivo de la tierra.

Por su parte, en cuanto a las perspectivas de cara a un nuevo año, los productores de la provincia se van a pensar mucho si sembrar o no remolacha debido al alto precio de los cereales y del maíz, amén de la mala campaña de la patata, aunque en teoría, y siguiendo la evolución de los últimos años, éste debe ser un año bueno en precios.