La Eurocámara critica los problemas de los 27 para negociar la reforma de la PAC

"Hemos mostrado buena disposición y hemos sido flexibles, mientras que el Consejo se muestra totalmente rígido".

Los negociadores del Parlamento Europeo en los contactos con Bruselas y con los gobiernos europeos para reformar la Política Agraria Común (PAC) han criticado este martes las trabas que están encontrando para debatir algunos asuntos, como el fijar un techo máximo en los subsidios, por parte de los Veintisiete.

  

"Hemos mostrado buena disposición y hemos sido flexibles, mientras que el Consejo se muestra totalmente rígido. Si no se logra un acuerdo, será plenamente responsabilidad del Consejo", ha afirmado en una rueda de prensa uno de los eurodiputados en las negociaciones, el socialista portugués Luis Manuel Capoulas Santos, responsable del informe sobre ayudas directas.

  

Capoulas ha considerado "inaceptable" que haya temas "tabú" en la mesa de negociación, porque el Consejo no quiere discutir los elementos que los jefes de Estado y de Gobierno de la UE fijaron en una cumbre sobre los presupuestos generales de la UE el pasado febrero.

  

Por ejemplo, los líderes europeos establecieron que la posibilidad de fijar un techo máximo a los subsidios debería ser algo opcional para los países, mientras que la Comisión propuso esta medida como obligatoria. También acordaron las partidas para los pagos directos y para el desarrollo rural (primer y segundo pilar, respectivamente), así como las condiciones para el trasvase de fondos de un pilar a otro.

  

El presidente de la comisión de Agricultura del Parlamento Europeo, el italiano Paolo de Castro, ha advertido también de que "ningún argumento puede quedar excluido" de las negociaciones y ha reclamado avances claros en los próximos días y semanas para evitar el fracaso de las negociaciones.

  

La presidencia irlandesa de la UE confía en poder cerrar el acuerdo político antes de que expire su mandato, esto es, el 30 de junio, por lo que ha previsto intensas negociaciones con la Eurocámara y Bruselas en la última semana del mes, coincidiendo con el Consejo de ministros de Agricultura de la UE que tendrá lugar en Luxemburgo los días 24 y 25 de junio.

  

Sin embargo, De Castro ha querido dejar claro que ese calendario no se podrá cumplir si antes no se allana el camino en las reuniones técnicas que mantienen las partes en Bruselas, conocidas como "trílogos". "Si estas semanas no hay resultados, no habrá trílogos en la última semana", ha advertido, al ser preguntado por si cierra la puerta a acudir a Luxemburgo para intentar un acuerdo en el último momento, en el caso de que no se produzcan avances significativos antes.

  

De Castro se ha quejado de que el Consejo tienda a dejar "para la última noche" los debates para cerrar los acuerdos y ha advertido de que el Parlamento no ve con buenos ojos esta forma de proceder y que reclama "avances claros en las próximas semanas". "Es evidente que si no hay progresos en las próximas fechas, que si se deja todo para la última semana de la presidencia irlandesa, será complicado lograr el éxito".