"La estrategia más eficaz ante la obesidad infantil es modificar el ambiente familiar"

Pablo Prieto Matos, pediatra acreditado en endocrinólogía infantil del Hospital Clínico de Salamanca, nos acerca en una entrevista las claves de por qué existe obesidad infantil y cómo podemos actuar ante ella.

Pablo Prieto Motos, pediatra en el Hospital Clínico de Salamanca (Foto: De la Peña)

Que los hijos crezcan sanos es el deseo de todos los padres y la alimentación uno de los pilares básicos para conseguirlo. Parece bastante sencillo de comprender; sin embargo, Pablo Prieto Matos, pediatra acreditado en endocrinólogía infantil del Hospital Clínico de Salamanca, explica que la realidad demuestra que "no es fácil de poner en práctica".

 

El tipo de alimentación en los primeros años de vida del niño resultan cruciales a la hora de evitar el sobrepeso, no solo durante la infancia, sino también al llegar a la edad adulta. Hablamos de cómo influye el estilo de vida en las posibilidades que tienen los niños para desarrollar obesidad infantil, y qué se puede hacer para evitarlo.

 

¿Por qué cada vez hay más niños con sobrepeso?

 

-"En realidad en las décadas anteriores sí que se notó que había un incremento muy marcado de obesidad infantil, pero los últimos estudios demuestran que eso está estabilizado. De toda la vida se dice que ha aumentado pero la verdad es que ahora está estancado, ¿por qué?, porque la sociedad hace que todos seamos más gordos. Es mucho má fácil hacer publicidad encaminada a ingerir alimentos calóricos que a lo contrario. Es una sociedad que hace que comamos más de la cuenta".

 

-¿Cuántos niños atiende en Salamanca con obesidad?

 

-"La unidad la llevamos dos personas, otro compañero y yo y atendemos entre 250 y 300 niños en consultas de endocrino infantil tanto de la capital como de otras ciudades de Castilla y León. Salamanca no es una de las ciudades con más obesidad infantil, estamos por debajo de otras provincias, hay más niños obesos en la parte sur de España que en el norte. Nosotros vemos obesidades que ya se han complicado con algo más, bien porque no le responde el tratamiento del pediatra u obesidades con tensión alta...porque lo rutinario lo atienden en las consultas de pediatría". 

 

 

-En los últimos tiempos se habla de niños obesos con resistencia a la insulina ¿esto qué quiere decir?

 

-"Un gran porcentaje, más de una cuarta parte de los niños obesos, tienen resistencia a la insulina. Los niveles de azúcar tienen que tener un intervalos y esto se controla con la hormona que es la insulina. Al ser niños sanos, el azúcar tiende a subir pero el niño aumenta los niveles de insulina y esa glucemia vuelve a la normalidad. Esta tendencia llega a un punto que el cuerpo se agota que es cuando aparece la diabetes tipo 2, esto es más normal en adultos. Con bajar un poco el peso normalmente se soluciona esta prediabetes".

 

-¿La actividad física o su falta es uno de los principales factores de riesgo que se pueden modificar para evitarlo?

 

-"Sí, pero no es el mayor problema que vemos nosotros. Los niños siguen jugando en el parque. Solo tienen que moverse, no tienen que hacer deporte a loco. Luego sí que es cierto que cuando se pierde esa dependencia a los padres hacen menos deporte, pero el mayor problema es la alimentación. Es malísima, hacen su desayuno, su comida y su cena pero luego lo completan con productos muy calóricos, como son los zumos comerciales a los que por cierto le tenemos muchísima manía, los refrescos, las golosinas. Vemos que lo que comen está bien, pero lo que suman es lo que se transforma en obesidad. Quitándole algunas de estas cosas muchas obesidades revierten y vueven a ser niños con un peso normal".

 

-¿Es cierta la frase 'de padres obesos, hijos obesos'?

 

-"Es cierto completamete. Es muy frecuente preguntarles ¿qué desayunas, qué comes y qué cenas?...lo hacen normal, pero cuando llega la pregunta de ¿cuántos refrescos tomas a la semana? te suelen contestar que comen con ellos, con lo cual lo que hay que hacer es quitarle eso. Hay que sustituir la Coca-Cola o el refresco por agua. La obesidad es un tema de educación, al final todos acabamos viendo lo que hacen nuestros padres".

 

-Entonces, ¿es más efectivo sustituir ciertos alimentos que hacer deporte?

 

-"No. Tiene que ir todo en conjunto. Si el mayor problema es lo que se ingiere hay que ir por ahí y si es por sedentarismo pues entonces nos centramos en esto".

 

-¿A qué edad deben empezar a preocuparse los padres si su hijo está gordo?

 

-"A partir de los dos años. En la época de la lactancia no hay problema, una vez se mete la alimetación normal es cuando ya debe empezar la preocupación, si un niño con dos años se alimenta normal y está muy gordito hay algo por debajo que nos puede indicar el problema".

 

-A la hora de tratar a un niño obeso ¿se tiene en cuenta el factor psicológico?

 

-"El tratamiento de la obesidad es psicológico por lo que hay que motivar a los niños y a las familias, tiene que ir todo en conjunto. Hay que decirle las cosas que se están haciendo bien y las que se están haciendo mal. En ocasiones cuando vemos que no somos capaces tiramos de las psicólogas del hospital, pero sólo si hay algo por debajo, como un signo de depresión".

 

-¿Existen las operaciones de obesidad a niños?

 

-"Dentro de la obesidad infantil se contempla la reducción de estómago, pero solo en niños adolescentes con una obesidad muy importante y además le produzca un problema, por debajo de los catorce años es extremadamente raro".

 

-¿Qué se puede hacer para concienciar?

 

-"Es un problema de educación. La obesidad es un fracaso, es más fácil prevenirla que curarla. Es un problema de atención primaria. Ahora es una suerte, la pediatría en Salamanca es maravillosa, lo que hacen es que a partir del momento que ven que a los tres años presentan signos, previenen. Creo importante que en los colegios se de vuelta a este tema y que hagan recomendaciones, que den charlas... esas cosas son buenas".

Comentarios

observador para #1 28/12/2016 02:02 #3
Hombre, si solo ven a su familia tomar una copa de vino o de cava en Navidad, no creo que eso les empuje a hacer botellón. Quizá sea peor la costumbre de ir de cañas todos los fines de semana con tus hijos. Asocias ocio y alcohol como algo habitual y normal. Ahora que, también habría que preguntarse dónde y cómo consiguen el alcohol para los botellones.
maria 27/12/2016 14:25 #2
Muy amena y cuanta razon
Predicar con el ejemplo... 27/12/2016 10:13 #1
Les voy a hacer una reflexión: me digan ustedes en que comida o cena de Navidad no han ingerido alguna bebida alcohólica delante de un niño o adolescente. Luego queremos que no hagan botellones. Simplemente digo esto, porque en muchas ocasiones no somos buenos ejemplos para nuestros niños. Por ello, estoy totalmente de acuerdo con este endocrino. La base del problema está normalmente en la EDUCACIÓN.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: