La España de Del Bosque mide su favoritismo para el Mundial

ANTE UN RIVAL POTENTE. Francia examina en Saint Denis al campeón de Europa en la primera prueba antes de partir a Sudáfrica. CASI AL COMPLETO. Los que hoy jugarán estarán casi seguro en el Mundial
Efe

El Estadio de Francia de Saint-Denis asistirá a un duelo entre los campeones de Europa y los subcampeones del mundo, un choque de dos selecciones que se encuentran en momentos diferentes. España no ha dejado de dar lustre a su condición de campeona continental con un juego brillante y una sucesión de victorias apenas rota por un tropezón frente a Estados Unidos en la Copa de las Confederaciones.

En el equipo de Vicente del Bosque sobreviven muchos de los hombres que en Alemania 2006 cayeron en octavos de final frente a una Francia liderada por Zinedine Zidane. Aquel equipo, entonces dirigido por Luis Aragonés, apuntaba ya unas formas que se han consolidado con el tiempo y que se consagraron en la victoria de Viena en la final de la Eurocopa de 2008. Era un equipo en formación frente a una selección que acaba un ciclo. El encuentro contra Francia les servirá para ver si no han perdido una brizna del brillo con el que jugaron en 2009, si el juego de toque sigue engrasado y dispuesto para exhibirse en Sudáfrica.

Del Bosque ha convocado a un grupo muy parecido al que irá al Mundial en el mes de junio, por lo que el partido se perfila como el primer ensayo, como una forma de poner a sus tropas en orden de ataque. El entrenador salmantino no alineará de entrada a Fernando Torres, que sale de una lesión, pero lo pondrá en el campo a medida que pasen los minutos.

Francia, mientras, vive una etapa de reconstrucción que evidenció en la pésima última Eurocopa. La principal amenaza del subcampeón del mundo tiene nombre y apellido: Franck Ribéry.