La escasez de operaciones y el bajo precio en origen destinan la patata para la alimentación animal

Después de tanto tiempo almacenado, el cultivo se ha estropeado y su valor en el mercado sigue siendo ridículo

El sector de la patata sigue su caída particular después de una campaña desastrosa en la que los precios en origen han distado mucho de la rentabilidad, con niveles que han oscilado entre los 0,03 y los 0,06 euros durante muchos meses, hecho que ha imposibilitado ganar dinero a los agricultores de la provincia.

Tampoco les ha garantizado rentabilidad el hecho de almacenar la patata en las naves porque gran parte de la producción se ha estropeado y echado a perder y su destino final será la alimentación animal, “aunque según han estado y siguen estando los precios, es la mejor opción”, señala Juan Manuel Redero, agricultor de la zona de Las Villas.

De hecho, y según profesionales consultados por este diario, uno de las cooperativas más importantes de la provincia como Aranpino tenía hace días almacenadas entre 8.000 y 9.000 toneladas de patatas, hecho que deja a las claras la delicada situación de un sector cuyo mercado se ha paralizado por completo.

Además, una de las causas principales de haber llegado a esta situación es la entrada de producto procedentes de Francia, principalmente, que ha hecho mucho daño a los productores de la provincia de Salamanca porque su valor tan solo era de entre 0,08 y 0,10 euros con una mejor presencia, que no calidad.

Por tanto, y tras una campaña desastrosa, los agricultores se plantean si sembrar o no de cara a la próxima recogida, aunque en teoría, y siguiendo la evolución de los últimos años, después de un mal año viene uno rentable en precios, por lo que 2012 debe cumplir ese parámetro, o por lo menos es lo que desean los productores de la provincia.