La escasez de bellota adelanta la campaña y disminuye el censo

Futuro comprometido. La cabaña ganadera no aumentará tampoco debido a los problemas existentes en la financiación para una campaña en la que en el próximo mes de marzo todo estará ya liquidado
Ch. D.

La escasez de bellota en las fincas de la provincia de Salamanca propiciará un adelanto de la campaña en el ibérico así como el número de animales que saldrá al mercado bajo esta premisa, por lo que en el mes de marzo todo estará prácticamente liquidado.

El censo de cerdos ibéricos de bellota se ha reducido mucho porque los ganaderos han ajustado los animales a la cantidad de bellota existente que, debido a las inclemencias meteorológicas, ha sido escasa para esta campaña.

Por ello, y debido a este hecho, el valor de los cochinos no se ha desplomado como ocurre en otros sectores, y se mantiene un poco más estable dentro de las dificultades por las que atraviesan tanto ganaderos como industriales.

Así, el sector se encuentra con dos problemas como son el bajo precio de la carne y el elevado valor del pienso, dejando en situaciones muy comprometidas tanto a ganaderos como a industriales, eslabones principales de la cadena distribuidora del sector ibérico.

El blanco, en situación similar
La otra categoría del sector porcino, el blanco, no se encuentra en una situación mucho más positiva debido a los niveles de precio por los que está atravesando el pienso, consecuencia directa del valor actual de todos los cereales.

Por tanto, para cebar un cochino blanco, el ganadero necesita la friolera de 225 kilogramos de pienso, a los que hay que sumar los costes relativos a la sanidad, el transporte o la integración. “El profesional que ceba ahora animales pierde entre 12 y 18 euros para los gordos y entre 10 y 12 euros en los lechones, aspecto que hace que las ganas de tener animales desaparezca”, apunta Gregorio Sánchez, profesional del sector.

El tostón es otro de los perjudicados por la situación actual y una vez pasadas las fiestas navideñas ha comenzado el desplome de los precios con un descenso de diez euros en dos semanas consecutivas. Además, las previsiones no son muy optimistas porque apuntan a que el valor de los tostones permanecerá por debajo de los 20 euros porque las fábricas no están dispuestas a congelar producto, y destinarlo a vida sería aún peor.

Esperando a la Norma
Por último, el sector está a la espera de conocer los cambios que se produzcan en la Norma del Ibérico, “aunque puede haber cabida para todos. Puede haber un cerdo que solo sea de bellota y otro de pienso, para ofrecer al consumidor dos productos de calidad, pero a diferentes precios”, señala Gregorio Sánchez.

Por ello, “debe haber espacio para todas las categorías posibles pero sin que haya ningún tipo de fraude como ha ocurrido en tiempos pasados”. No obstante, el sector del porcino atraviesa por unos momentos muy complicados y vive inmerso en una crisis de precios total.