La entrada de lechazos franceses a un precio más bajo revienta el mercado nacional

Ganaderos de la provincia protestan por la “competencia desleal” al tiempo que los compradores optan por este producto más económico

La llegada de las fiestas navideñas en este año 2012 no se ha convertido, al menos por el momento, en una fuente mayor de ingresos para los ganaderos de ovino de la provincia de Salamanca ya que se ven claramente perjudicados por la entrada de lechazos procedentes de Francia, situación que se extrapola a todo el territorio nacional.

 

“A los problemas que ya tenemos para vender nuestros productos, hay que sumarle también que los lechazos franceses entran a un precio mucho menor de lo que valen con una calidad muy por debajo de ésta”, denuncian a este diario varios ganaderos salmantinos.

 

Tal es así que en la actualidad, este producto llega a España a 45 euros el lechazo de entre 10 y 11 kilos en el matadero, mientras que en la Lonja Provincial de Salamanca, su precio en origen se sitúa en 52,25 euros, precio que aún dista mucho de ser rentable para los productores.

 

Francia da salida a estos lechazos debido a la necesidad de buscar su negocio en la leche de oveja con las empresas queseras del país, que es donde realmente sacan beneficio y por ello se ven obligados a sacar al mercado español este producto saturando las empresas que se ven obligadas a congelar muchos de ellos.

 

La Alianza pide a la Junta una normativa

 

Por ello, la Alianza por la Unidad del Campo, formada por UPA y COAG pide a la Junta de Castilla y León que, “con carácter de urgencia y prioritario, ponga en marcha una norma de aplicación inmediata para que los lechazos que se están sacrificando en los mataderos de la región tengan información clara sobre el país de procedencia”.

 

Así, señalan que actualmente “sólo son identificados como producidos en Castilla y León aquellos lechazos pertenecientes a ganaderías inscritas en la IGP Lechazo de Castilla y León o los de la Marca Tierra de Sabor, que deben ser identificados correctamente por los veedores  de la IGP y no por los mataderos”.