La enfermería salmantina amenaza con una huelga competencial

Representantes de enfermería

Las enfermeras y enfermeros de Salamanca serán convocados a una huelga competencial si se publica en el BOE el nuevo real decreto de prescripción enfermera, que en opinión de los representantes del colectivo, anula competencias que actualmente tenía acreditadas. 

Los representantes del colectivo de Enfermería en Salamanca anunciaron esta mañana la intención de convocar a sus asociados a una huelga competencial para protestar contra el nuevo Real Decreto de la prescripción enfermera, en el caso de que este sea publicado en el Boletín Oficial del Estado, tras haber sido aprobado en Consejo de Ministros hace ya quince días.

 

El anuncio vino de la mano de Carmen Sánchez Macarro, presidenta del Colegio Oficial de Enfermería; Silvia Sáez Belloso, secretaria general de Satse en Castilla y León y Alfredo Escaja Fernández, presidente del Consejo Autonómico de Colegios Profesionales de Enfermería de Castilla y León, quienes todavía centran sus esfuerzos en conseguir que no se llegue a publicar la norma en el BOE.

 

Con el tipo de huelga que plantean, los profesionales de enfermería dejarían de hacer el trabajo de prescripción que han venido haciendo desde siempre en el ámbito competencial de sus propios diagnósticos, ya que, “con la nueva norma se nos prohíbe de forma explícita", según explica Sáez Belloso. Afectaría de una manera importante, por ejemplo, a parte del trabajo que realizan las enfermeras y enfermeros en algunos turnos del Hospital, Urgencias y Atención Primaria.

 

A juicio de Silvia Sáez, casi no hacen falta medidas de presión, “con la propia ley en la mano se nos impide hacer nuestra práctica diaria y eso es un problema serio”. La representante regional de Satse plantea situaciones como la atención a un paciente crónico hipertenso, en la que “la enfermera revisa el tratamiento hipertensivo que está validado en su historia clínica y vemos si hay que continuar con él, con la medicación y damos el visto bueno”. En el caso de los hospitales, UVIs y servicios de Urgencias, además hay protocolos concretos para actuaciones de emergencia que incluyen “aplicar medicamentos como adrenalina o un fármaco cardiovascular, y no llamamos a nadie, lo ponemos cuando lo consideramos necesario, pero con el nuevo real decreto tendríamos que tener siempre un médico validándolo, lo que es totalmente inoperativo”

 

 

Por otro lado, Alfredo Escaja Fernández, manifestó su preocupación por el paciente “que es el más beneficiado con el actual modelo de prescripción enfermera”. Escaja  considera, además, “incomprensible que a un profesional que está cuatro años en la universidad, más dos años de especialización, que no se le permita la autonomía total en el desarrollo de la profesión, que es lo que ocurrirá si entra en vigor el nuevo real decreto, dejar una profesión coja”.

 

Alfredo Escaja mantiene que el Gobierno ha cedido a las presiones del colectivo médico y asegura que la enfermería nunca ha querido entrar en los tratamientos médicos pero “sí queremos que nos dejen actuar en nuestro campo que son los cuidados y que podamos prescribir los medicamento que eso requiera como hemos hecho hasta ahora. No vamos a consentir que tengan esa falta de respeto a la profesión. Las funciones y competencia de la enfermería no las vamos a negociar con ningún otra profesión”.

 

 

En Salamanca, trabajan 2.400 profesionales en la actualidad; de los cuales, 1.100 están en el Complejo Hospitalario, que incluye los centros de la capital, el Hospital de Los Montalvos y el Hospital de Béjar. El resto están en Atención Primaria y la sanidad privada.

 

Representantes de enfermería hablan sobre la prescripción médica