La enésima ‘madre de todas las batallas’

ALICIENTES. Emocionales, con reencuentros, clasificatorios, por la lucha por el liderato, y tácticos, con dos estilos de juego diferentes pero muy efectivos
t. S. H.

Tantos han sido los duelos en la cumbre entre Perfumerías Avenida y Ros Casares que los epítetos están casi agotados, aunque siempre aparecen motivos para calificar el partido puntual en el que se encuentran como el encuentro del campeonato. Esta vez no hay títulos en juego, tan sólo se trata de un partido de Liga regular pero siempre aparecen condicionantes que lo convierten en el duelo con mayúsculas, en la madre de todas las batallas.

Esta vez no podía ser menos y Perfumerías Avenida y Ros Casares se encuentran esta tarde en el pabellón de Würzburg bajo el morbo que comprobar si realmente es el enfrentamiento más parejo de los últimos años. Semejante afirmación se basa no sólo en la calidad que atesoran ambas plantillas, sobre todo tras el salto cualitativo que ha realizado el club salmantino en la confección de la suya, sino también porque los resultados obtenidos hasta ahora han colocado a ambos clubes en lo más alto tanto en la competición doméstica como en la europea.

El equipo salmantino y el valenciano siempre ponen algo en juego y en esta ocasión es el liderato. Ambos conjuntos llegan al partido de esta tarde con números muy similares, después de ocho victorias en las ocho jornadas que se han disputado hasta ahora. Ambos presumen de estar invictos en Liga y también en Europa, aunque el conjunto que realmente puede afirmar que no conoce la derrota es Perfumerías Avenida que estrenó la temporada venciendo a Ros Casares en la Supercopa.

Al margen de quedarse primero en solitario existen otros alicientes como comprobar la respuesta de quienes un día estuvieron en uno de los clubes y hoy son parte del otro. Es el caso del técnico Jordi Fernández, que llega a Würzburg dirigiendo al Ros Casares, tras haber defendido los intereses del Perfumerías Avenida la pasada temporada. También Núria Martínez, que dio su gran salto en el baloncesto profesional en las filas del equipo local –jugó aquí durante tres temporadas y protagonizó los primeros títulos de club–, vuelve por primera vez al pabellón salmantino defendiendo la camiseta de otra escuadra.

Y en el lado contrario están las jugadoras Anna Montañana, Erika de Souza y Belinda Snell, otrora piezas fundamentales del equipo valenciano y hoy pilares del proyecto salmantino. Montañana ya ha vivido esta experiencia, pero para Snell y Erika será la primera vez que se enfrenten a Ros en el pabellón del equipo azul, recibiendo ahora aplausos por sus acciones cuando no hace tanto eran las jugadoras más pitadas por la hinchada charra.

Pero al margen de la vertiente emocional, el enfrentamiento ofrece importantes atractivos técnicos y tácticos. Se miden dos estilos de juego diferentes en muchas aspectos pero que se asemejan en su intensidad defensiva –son los dos que menos puntos encajan–. Los duelos se presentan encarnizados no sólo en la pintura, donde Sancho, De Souza y Montañana deberán batirse con Brunson, Anosike, Frólich y Lima, sino también en la línea exterior. Aunque la batalla en la zona es importante, muchos apuntan que el dominio del tempo es el que puede desequilibrar la balanza. Bonita prueba para Domínguez y Xargay frente a Martínez, Lawson o Palau, y todo sin olvidar que habrá francotiradoras de primer nivel. Lo dicho: la madre de todas las batallas.