La empresa salmantina Jamones Aljomar analiza su huella de carbono y obtiene la ‘Etiqueta Cero CO2 Calculado’

Se han analizado los  consumos de electricidad, gasóleo, papel, cartón, transporte de personal y mercancías o gestión de otros residuos contaminantes.

El proceso por el cual Jamones Aljomar ha sometido a estudio sus emisiones de gases efecto invernadero en 2012 ha concluido. Por tanto, la empresa cuenta ya con la ‘Etiqueta Cero CO2 Calculado’, un paso importante que certifica sus esfuerzos y sensibilización medioambiental y su apuesta por políticas activas destinadas a reducir el impacto de su proceso productivo en la biosfera.

 

Aljomar cierra así la primera fase del Proyecto de Compensación de Gases de Efecto Invernadero, al que se incorporó el pasado verano, a propuesta de ASAM (Asociación Salmantina de Agricultura de Montaña). El proyecto consta de tres fases: el cálculo de emisiones –con el que se obtiene la Etiqueta Cero CO2 Calculado-, el compromiso en la reducción de emisiones y, por último, la compensación mediante programas de reforestación -lo que supone el reconocimiento de un compromiso integral y la obtención del Sello Cero CO2-.

 

A través de un convenio firmado con ASAM, la Asociación Ecología y Desarrollo –Ecodes- ha realizado una memoria de las emisiones generadas por Aljomar, en 2012, durante su proceso de producción y distribución de jamones y embutidos. Los resultados no se traducen en meros datos numéricos si no que permite habilitar mecanismos para reducir las emisiones en la medida de lo posible, intensificando el control de consumos, modificando hábitos erróneos y fomentando la concienciación de los trabajadores.

 

Ecodes ha analizado la información aportada por la empresa guijuelense sobre consumos de electricidad, gasóleo, papel, cartón, transporte de personal y mercancías o gestión de otros residuos contaminantes. Así, ha elaborado una completa Memoria de Emisiones de GEI (gases de efecto invernadero), analizando los resultados e identificando las fuentes de emisión más relevantes en el año 2012.  Además, ha definido y calculado los indicadores más adecuados para poder realizar el seguimiento anual de la evolución de las emisiones de GEI de Aljomar, de forma que permita evaluar el grado de cumplimiento del compromiso de reducción adquirido.

 

Con la batería de recomendaciones y propuestas realizadas en la citada memoria, Jamones Aljomar deberá presentar ahora su Compromiso de Reducción para, posteriormente, emprender la fase de Compensación de la Huella de Carbono, con participación en proyectos de reforestación de ASAM y de la Asociación Ecología y Desarrollo. Los proyectos de ASAM se encuentran ubicados en la Reserva de la Biosfera de las Sierras de Béjar y Francia, un detalle que adquiere especial relevancia puesto que Aljomar contribuiría a la reforestación en su entorno más cercano, aquel en el que elabora sus productos.

 

Según apuntan los responsables del proyecto, este Sello está muy valorado en el exterior, especialmente en países como Alemania, lo que reforzará, sin duda, el proceso de internacionalización que desarrolla Jamones Aljomar en la actualidad. Por otro lado, la directora de la oficina española de Cambio Climático, Susana Magro, anunció la pasada semana que el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente está ultimando un Real Decreto sobre la huella de carbono en las empresas. Magro espera que sea aprobado antes de final de año y su objetivo es que las empresas que deseen compensar su huella de carbono lo hagan a través de la adquisición de unidades de absorción de origen nacional. Asimismo, se pondrá en marcha un registro nacional para que todas las empresas que calculen su huella de carbono puedan registrarla oficialmente.

 

Jamones Aljomar ha mostrado siempre gran interés por la aplicación de políticas medioambientales y esta sensibilización se ha traducido en una gestión responsable de residuos y una constante preocupación por la naturaleza que, al fin y al cabo, es la base de los productos que elabora y distribuye.

 

fabrica aljomar cerdo iberico guijuelo