La empresa adjudicataria recibe la residencia tras la orden judicial

Concentración. Medio centenar de vecinos acudieron a la puerta del centro para advertir a la gestora que al mínimo incidente estarán con los residentes. Acto. Se desarrolló sin ningún altercado
miguel corral
El Ayuntamiento de Hinojosa de Duero hizo ayer efectiva la entrega de la residencia municipal de mayores a la empresa adjudicataria dando así cumplimiento de la orden del juzgado tras la demanda interpuesta por ésta después de que el Ayuntamiento decidiese hace cinco años cancelar el contrato de adjudicación ante las quejas presentadas por los vecinos respecto a su funcionamiento.

Y precisamente, los vecinos volvieron ayer a manifestarse en contra de la resolución del Juzgado adoptada de acuerdo a un “defecto de forma” en el procedimiento de la cancelación del contrato iniciado por el Ayuntamiento en 2006.

De forma espontánea algo más de medio centenar de vecinos se congregaron junto a la puerta de la residencia municipal para manifestar su “apoyo a los residentes y que ante cualquier incidente que sepa su gestora que todo el pueblo estará aquí para apoyar a los que se encuentran dentro, porque los vecinos estamos contentos de cómo ha funcionado en este tiempo”.

A las 12 horas, momento fijado por el Juzgado para que el Ayuntamiento procediera a cumplir su mandato después de que hace unas semanas fuese abortado este mismo acto por el retraso de la adjudicataria en la hora fijada, el alcalde procedía a la entrega de las instalaciones a la gestora y cuarenta y cinco minutos después las empleadas municipales abandonaban el edificio para dar paso a la nueva plantilla contratada por la empresa, un momento que, contrariamente a lo que se podía esperar, transcurrió sin incidentes y ante la presencia de varios agentes de la Guardia Civil que permanecieron como meros espectadores.

Sobre lo sucedido en este tiempo, el alcalde de la localidad, José Francisco Bautista, no entró en demasiadas valoraciones y en su breve intervención se limitó a comunicar que “se ha procedido a la entrega de la residencia tal como marca la sentencia, y esperamos que sea para bien”.

Tal y como se viera obligado el Ayuntamiento cuando decidió recuperar la gestión del servicio de residencia, la empresa deberá, del mismo modo, mantener vigente el contrato de las trabajadoras municipales y las plazas residenciales contratadas, de lo contrario podría ser motivo para la rescisión del contrato por parte del Ayuntamiento. Si no el último caso, sí invita a pensar que hacer frente a una doble plantilla puede hacer su gestión muy difícil si la empresaria no decide tomar alguna medida.

Polémica suscitada en 2005
La decisión del Ayuntamiento de rescindir el contrato con la actual adjudicataria vino determinada por las constantes quejas de los vecinos sobre la atención que recibían los residentes, lo que trascendería más tarde en varias inspecciones y el traslado de las denuncias al Consejo Consultivo de Castilla y León.

La decisión municipal fue recurrida por la empresa ante el Juzgado y como explicó el abogado de la querellante a este diario el pasado mes de febrero, la rescisión del contrato fue considerada por la juez “nula de pleno derecho al no ratificar el pleno del Ayuntamiento la retirada cautelar de la gestión en el plazo de seis meses después de que ésta se produjo, por lo que al darse un defecto de forma en el procedimiento no se han entrado a valorar los motivos que indujeron a ello”.