La elección de Mañueco: procurador o alcalde, pero nunca más las dos cosas

Fernández Mañueco, en una reunión en las Cortes. Foto: EP

Los cambios en la normativa ponen a Fernández Mañueco ante un gran dilema: elegir si quiere ser alcalde o procurador. Pronto no podrá seguir compatibilizando los dos cargos como ha hecho hasta ahora. Eso si antes no se lo prohíbe el propio Ayuntamiento.

Los tiempos de cambio en la política han puesto coto a una de las prácticas más discutidas por las nuevas fuerzas y, en general, por los electores, que no entienden que un mismo político pueda ejercer paralelamente dos o más responsabilidades. Son varios los casos todavía vigentes muy cerca, en el ámbito de Castilla y León, pero tienen los días contados por las modificaciones que se van a introducir. Especialmente, por una de ellas: la incompatibilidad de ser a un tiempo procurador y alcalde.

 

La Junta de Castilla y León ha confirmado su intención de llevar a cabo los cambios normativos necesarios para introducir algunas de las modificaciones que Ciudadanos le ha pedido para dar estabilidad a la Junta. En el acuerdo programático, apartado regeneración, la formación 'naranja' pidió acabar con algunas prácticas poco edificantes y así será. En el borrador de las medidas, la Junta establece la incompatibilidad entre ser procurador y alcalde o concejal de un municipio de más de 20.000 habitantes y limita a ocho años el mandato de todos los presidentes de las instituciones propias de la Comunidad Autónoma.

 

 

'NO' A COMPATIBILIZAR CARGOS

 

La primera medida supone una cuenta atrás para Alfonso Fernández Mañueco, que en poco más de tres años tendrá que elegir entre ser alcalde de Salamanca y procurador. Hasta ahora, y desde hace varias legislaturas, el secretario regional del PP ha compatibilizado ambos cargos; según se desveló en un pleno municipal, eso le ha proporcionado importantes ingresos: a lo largo de 2014 percibió unos 25.000 euros del parlamento regional que se sumaron a los 65.000 que gana como alcalde. Sin embargo, con el cambio de normativa le quedan, como mucho, los tres años que restan de legislatura para disfrutar de la duplicidad.

 

El compromiso de la Junta es aplicar este cambio en la próxima legislatura, con lo que Fernández Mañueco podrá ser en 2019 o candidato a la alcaldía de Salamanca o cabeza de lista del PP a las Cortes, pero nunca más las dos cosas. Una elección no del todo sencilla. Económicamente es más rentable ejercer como alcalde, aunque si formara parte del reducido grupo de procuradores que cobra dedicación exclusiva su sueldo sería similar. Otra cosa es el interés político: dejar de ser procurador le impediría repetir como consejero o ser presidente de la Junta.

 

 

TRES AÑOS PARA ELEGIR

 

Tres años máximo le quedan para tomar esa decisión, si antes el Ayuntamiento de Salamanca no toma cartas en el asunto. Fernández Mañueco está en minoría y ninguno de los tres grupos de la oposición ven con buenos ojos su multiplicidad de cargos: alcalde y procurador, pero también secretario regional del PP, presidente de su comité de garantías... Todos le han exigido una dedicación exclusiva acorde al sueldo que, como tal, cobra.

 

En este sentido, el PSOE ya ha anunciado una iniciativa para cambiar el reglamento municipal. Según este, el alcalde siempre debe ejercer en dedicación exclusiva, pero no dice nada de compatibilizar cargos. Los socialistas quieren modificar este apartado y que el alcalde no pueda ejercer otro cargo.

 

José Luis Mateos, portavoz del grupo socialista, considera que "la acumulación de cargos institucionales es otro gesto de la vieja política" y que por este motivo no se debe producir. "El Ayuntamiento de Salamanca necesita la dedicación plena por parte del alcalde y los concejales porque Salamanca es suficientemente importante", ha dicho