La edificación de pisos sufre una caída anual del 15,73% en la región

La construcción de viviendas nuevas en Castilla y León consiguió frenar la caída libre que inició con el estallido de la burbuja inmobiliaria hace unos tres años. El retroceso de la actividad, entre enero y julio de este año, se atenuó ya que fue cuatro veces menor al registrado en 2009, aunque en tres años la crisis ha reducido a un quinto la edificación de viviendas en la Comunidad.
ICAL

La parálisis de la construcción en la autonomía es similar al comportamiento que experimentó el sector en España, según recoge la estadística elaborada por el Ministerio de Fomento. Sin embargo, la edificación de vivienda nueva se comportó mejor en la Comunidad que en España, pese a la caída de la actividad registrada entre enero y julio, que fue del 18,21% en el Estado y de 15,73% en la autonomía. De esta forma, el sector castellano y leonés sumó en los siete primeros meses 4.328 visados de obra nueva, frente a los 5.136 de 2009, mientras en el conjunto del país se tramitaron 58.202, frente a los 71.163 del ejercicio pasado.

El detalle de la comparativa de los datos por meses entre 2009 y 2010 muestra que mientras entre enero y mayo de este ejercicio se registraron descensos, en junio se incrementó el número de visados tramitados en un 7,09%, y en julio, en un 34,92%. Así, el peor mes para el sector de la obra nueva fue marzo con una caída del 43,5% de las autorizaciones ya que en el resto las caídas se mantuvieron en valores del 20%. La actividad de la construcción sufrió un mayor frenazo en el ámbito no residencial, donde mermó un 18,42% en los siete primeros meses, mientras en las edificaciones destinadas a otros fines (servicios comerciales, almacenes, naves agrícolas, ganaderas e industriales y oficinas) se registró un ligero descenso (4,42%). Por el contrario, en España, el comportamiento experimentado por el sector fue a la inversa, puesto que la caída de la construcción en el ámbito residencial superó el 11,81%, mientras en el no destinado a viviendas la bajada fue del 7,68%.

En este sentido, entre las edificaciones residenciales, en la Comunidad disminuyeron los visados para adosados, con una caída del 9,58% en relación al periodo de estudio de 2009, hasta los 585, frente al descenso del 0,68% de los chalés aislados, con un total de 1.624. En España, la caída de los primeros fue similar, concretamente del 32,66% (3.757 unidades), pero la de viviendas unifamiliares aisladas sufrió una ligera caída del 0,32% (hasta las 11.709). De esta forma, los datos de Fomento constatan que el sector inmobiliario y la construcción de viviendas en la Comunidad se han colocado al borde del abismo al sufrir un duro varapalo por la crisis. El análisis de los siete primeros meses del periodo 2007-2010, muestran como la recesión dejó una contracción del sector cercana al 50% entre 2007 y 2008. Un año más tarde el sector continuaba su camino al precipio con un ajuste superior al 60%. Entre enero y julio de 2010, volvió a registrase un mínimo histórico de 4.328 autorizaciones, una cifra que casi se alcanzó en tan sólo 30 días en julio de 2003.