La economía sumergida supera los 1.500 millones de euros en Salamanca

El volumen de la actividad económica equivale a una cuarta parte del PIB de la provincia. La crisis ha disparado la actividad en 'b' en Salamanca, que se eleva hasta uno de los mayores porcentajes de todo el país.

El volumen de la economía sumergida, la actividad económica que no pasa por el control tributario, está alcanzado niveles inospechados alimentada por la crisis económica. En el caso de Salamanca, equivale a una cuarta parte del PIB que genera la economía legal de la provincia, que ronda los 6.500 millones de euros, lo que supone que hay que añadir otros mil millones que circulan por la provincia sin que figuren en ningún lado.

 

El fenómeno, que está muy vinculado a la crisis económica, se ha disparado en los últimos años y ha alcanzado su cénit. Según un informe del sindicato de los técnicos de Hacienda, el volumen de la economía sumergida supone un 25% del PIB provincial. Una cifra a la que ha llegado tras una tendencia al alza que ha llegado con los años de la crisis. En concreto, el informe eleva el porcentaje hasta el 26,6%, uno de los más elevados de todo el país; en la cima están Almería, donde la economía 'en negro' alcanza el 31,4%, y Zamora, con el 31,3%.

 

Esto supone que la entidad de la economía no declarada supera en Salamanca los 1.500 millones de euros, ya que el PIB provincial ronda los 6.500 millones de euros tras los años de la crisis. El informe pone de manifiesto que el aumento de la actividad económica ilegal ha llegado a todas las provincias, pero es destacable que se haya notado también en zonas tradicionalmente con un menor dinamismo económico, como las zonas rurales y de interior de Galicia y Castilla y León.

 

VINCULADO A LA CRISIS

 

La crisis económica tiene mucho que ver con el crecimiento de la economía sumergida en España, y también en Salamanca. El primero impulso se lo dio el 'boom' del ladrillo. De hecho, la provincia tenía un nivel de economía sumergida del 20,3% entre 2000 y 2003, que se elevó hasta el 24,8% en 2008, antes de comenzar la crisis. Tras la explosión de la burbuja, el espectacular aumento del paro, las subidas de impuestos que no fueron acompañadas por un eficiente control tributario y la multiplicación de casos de corrupción política y empresarial han sido las causas fundamentales del aumento de la actividad no declarada.

 

Desde que empezó la crisis, la provincia ha escalado puestos en volumen de economía sumergida. Según el informe, hasta 2007 ocupaba una zona media-baja de la tabla, pero entre 2008 y 2011 ya ocupaba el puesto 12 con un 24,8% de su PIB en negro; en 2012 está más abajo, pero supera el 26%, por encima de la media. Este es un fenómeno que se ha constatado en el informe, la existencia de zonas geográficas en las que la economía sumergida es un mal endémico, como es el caso de las provincias de Ávila, Albacete, Ourense y Toledo, todas ellas de interior y menos dinámicas.

 

253.000 MILLONES DE EUROS OCULTOS

 

El tamaño de la economía sumergida en España aumentó en 60.000 millones de euros durante la crisis, hasta situarse en el 24,6% del PIB al cierre de 2012, lo que supone más de 253.000 millones de euros ocultos, según recoge el informe "La economía sumergida pasa factura. El avance del fraude en España durante la crisis", presentado ayer por los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) y dirigido por el profesor Jordi Sardà de la Universitat Rovira i Virgili.

 

Según se desprende de este estudio, el volumen de la actividad económica en negro aumentó de media unos 15.000 millones de euros anuales desde el inicio de la crisis en 2008, cuando la tasa de economía sumergida se situó en el 17,8% del PIB. Sin embargo, en 2009, considerado como el momento más duro de la recesión, el dinero oculto se disparó en más de 27.000 millones de euros, tanto como los dos ejercicios siguientes juntos.