La economía regional frena su desaceleración tras seis meses lo que "anima" mantener reformas

Consejo de Gobierno

Del Olmo ha confiado en que en 2014 se pueda hablar ya de un "cambio de tendencia" con datos "positivos".

La economía de Castilla y León ha frenado su desaceleración en el segundo trimestre de 2013 tras seis meses de caídas con lo que se espera una mejora "progresiva" que "anima" al Gobierno regional a seguir con las reformas estructurales iniciadas y a mantener el compromiso de la consolidación fiscal como "único camino" para atajar la crisis.


Así lo ha explicado la consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, quien ha comparecido junto con el consejero de la Presidencia y portavoz de la Junta, José Antonio de Santiago-Juárez, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno para dar a conocer con detalle los datos de la Contabilidad Regional del segundo trimestre que avanzó ayer el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, en la jornada de apertura del Curso económico.

Así, según los datos destacados por Del Olmo la economía no se desaceleró en el segundo trimestre y se sitúa ahora en el punto "cero". En concreto, el PIB de Castilla y León registró una variación interanual del -1,3 por ciento en el segundo trimestre de 2013, cinco décimas más que en el trimestre anterior, mientras que la variación intertrimestral pasó del -0,1 por ciento al cero por ciento.

Como ha explicado Del Olmo, la economía "cae cada vez menos" por lo que ha destacado la "tendencia" positiva de los datos y ha confiado en que en 2014 se pueda hablar ya de un "cambio de tendencia" con datos "positivos".

De este modo, tras detallar unos mejores datos de empleo, ha considerado que es necesario poner en "cuarentena" las previsiones que apuntaban a que sólo se crearán puestos de trabajo cuando la economía crezca en torno al dos o 2,5 por ciento. "Se puede crear empleo con crecimientos muy inferiores", ha aseverado.

En cuanto al déficit, la consejera se ha mostrado confiada en cerrar el año con el objetivo del 1,27 planteado por el Gobierno para Castilla y León, ya que la Comunidad cerró junio con un déficit del 0,91 por ciento, un dato que se ha corregido en julio con un 0,46 por ciento. "Estos datos nos animan y pensamos que podemos cumplir perfectamente con el objetivo de déficit", ha señalado.

OFERTA Y DEMANDA

Según los datos la evolución económica ha sido positiva en todos los sectores productivos, aunque el único sector que ha registrado una variación positiva ha sido el sector primario.

En concreto, el sector primario de Castilla y León mostró en el segundo trimestre de 2013 un crecimiento interanual que ascendió al 5,2 por ciento, superior incluso al del periodo precedente, algo que se ha producido, según la consejera, por los resultados positivos obtenidos en el sector agrícola, que compensaron la contracción registrada en el sector ganadero.

Así, el último avance disponible de producción de cultivos de la campaña 2012-13 muestra un "importante" aumento respecto a la campaña anterior. No obstante, en el sector ganadero se aprecia un descenso de la producción, si bien inferior al observado en el primer trimestre.

En industria se ha registrado una disminución del 3,7 por ciento en el segundo trimestre de 2013 --inferior a la observada en el trimestre anterior, que fue del -5,5 por ciento--, debido al menor retroceso de la actividad productiva de las ramas energéticas y de las manufactureras.

Las energéticas bajaron el 7,1 por ciento interanual --por debajo del decremento del trimestre anterior, que fue del -8 por ciento--. Así, la producción y distribución de energía eléctrica, gas y agua redujo su caída en el segundo trimestre de 2013 respecto al periodo precedente, al igual que la producción de las ramas extractivas.

Por su parte, las ramas manufactureras registraron una variación anual del -2,8 por ciento en este trimestre, descenso mucho menos intenso que el del primer trimestre (-4,8 por ciento), debido al mejor comportamiento de la producción de todas las ramas excepto de la de maquinaria y equipo mecánico, y gracias a que se experimentan crecimientos en las de productos químicos, madera y corcho e industrias manufactureras diversas.

En el sector de la construcción se apreció una reducción del 5,9 por ciento en el segundo trimestre del año, una décima menos que el precedente, con lo que se observa un descenso del ritmo de caída en el sector residencial y una mayor contracción de la actividad en la obra civil.

Por último, el conjunto del sector servicios presentó un descenso del 0,8 por ciento en el segundo trimestre de 2013, inferior en una décima al resultado del anterior, como consecuencia del mejor comportamiento de los servicios de mercado y de no mercado.


En los servicios de mercado la variación anual fue del -0,1 por ciento (-0,2 por ciento en el primer trimestre del año).

Por su parte, los servicios no de mercado redujeron con menor intensidad su actividad, observándose una disminución del 2,6 por ciento (frente al -2,7 por ciento en el trimestre anterior).

Desde el punto de vista de la demanda, en el segundo trimestre del año se redujo en medio punto la contribución negativa de la demanda interna al crecimiento del PIB, situándose en 2,5 puntos porcentuales. Por otro lado, el sector exterior mantuvo su aportación positiva en este periodo en el mismo nivel que el anterior (1,3 puntos porcentuales).

El gasto en consumo final descendió el 1,6 por ciento interanual en el segundo trimestre de 2013 (en el anterior periodo se redujo el 2,1 por ciento). En el caso de los hogares bajó el 0,6 por ciento, la mitad que en el trimestre precedente (-1,2 por ciento), y en el de las Administraciones Públicas cayó el 5 por ciento (-5,2 por ciento en el primer trimestre).

En cuanto a la inversión, sufrió un decremento interanual del 6,7 por ciento, menos intenso que el contabilizado en el trimestre anterior (-7,3 por ciento).

La formación bruta de capital fijo redujo su ritmo contractivo hasta situarse en el -6,9 por ciento en términos interanuales frente al -7,3 por ciento en el primer trimestre, debido al menor retroceso de sus dos componentes.

La inversión en bienes de equipo disminuyó el 4,5 por ciento interanual, seis décimas menos que el trimestre anterior (-5,1 por ciento). Por su parte, la inversión en construcción registró un descenso del 9 por ciento, menor al observado en el trimestre precedente (-9,2 por ciento).

Por último, la variación de existencias mantuvo un efecto neutro sobre el crecimiento del PIB.

El sector exterior presentó una aportación positiva al crecimiento del PIB de 1,3 puntos porcentuales en el segundo trimestre de 2013 (el mismo que en el anterior). Así se ha observado una aceleración de las exportaciones y un moderado aumento de las importaciones totales (en contraste con el descenso del periodo precedente), con variaciones del 1,9 por ciento y el 0,2 por ciento, respectivamente.

En cuanto al empleo, medido en puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, disminuyó el 4,6 por ciento en este segundo trimestre (-5,4 por ciento en el primero). El comportamiento de este indicador fue menos desfavorable en los servicios de mercado y no mercado respecto del trimestre precedente, observándose peores resultados en el resto de los sectores.