La economía del Ayuntamiento según Ganemos: "dejadez" en los ingresos y "despilfarro" en el gasto

Pilar Moreno y Gabriel Risco, concejales de Ganemos (Foto: Cynthia Duarte)

Ganemos Salamanca critica que el Ayuntamiento deje escapar millones en el IBI con las exenciones y que desplifarre renovando el contrato del edificio de Íscar Peyra: se modificó dos días antes de las elecciones y acabará costado casi 24 millones en 2015.

"Dejadez e inercia" en los ingresos y "despilfarro" en los gastos. Estos son los adjetivos que Ganemos Salamanca aplica a la gestión económica que se hace bajo el mandato del PP en el Ayuntamiento de Salamanca y que se ejemplifica en la gestión de impuestos como el IBI y en gastos como los que se han hecho en el edificio de Íscar Peyra, en La Aldehuela o en las fundaciones municipales.

 

Los concejales de Ganemos, Gabriel Risco y Pilar Moreno, han denunciado que sea el grupo, 'novato' en el Ayuntamiento, quien haya tenido que salir a pedir una revisión de las exenciones del IBI, uno de los capítulos en los que ven esa dejadez e inercia en el impuesto municipal más importante. Según ha explicado Risco, actualmente hay numerosos inmuebles exentos de IBI por ser de la Iglesia católica, ser BIC o estar adscritos a fundaciones, pero muchos de ellos no deberían estar libres de pagar. Según las cuentas de Ganemos se escapan a la recaudación 2 millones de euros por inmuebles de fundaciones, 700.000 euros en edificios BIC y 900.000 adscritos a la Iglesia.

 

Ganemos ha pedido que se revisen todas estas exenciones porque, además, deben pedirse de manera explícita y tiene que haber un informe en el Ayuntamiento. El motivo es que Ganemos considera que no pueden estar exentos edificios que albergan actividades económicas por más que sean BIC o están adscritos a la Iglesia; la norma dice que edificios de culto o parroquiales no pagan, pero un edificio BIC, de la Iglesia o de una fundación que tiene un negocio debe pagar.

 

En el lado de los gastos, Ganemos ha señalado dos casos concretos que atienden al despilfarro que se hace. Por un lado, el Edificio Municipal de Íscar Peyra, sobre el que ha informado TRIBUNA hace unos días. Costará un millón al año en alquiler y su coste final, sumado alquiler, amortización y obras será, en total, cerca de 24 millones de euros mucho más que si se hubiera ejercido la opción de compra este 2015.

 

En su lugar, apunta Ganemos, se modificó el contrato el 22 de mayo, dos días antes de las elecciones, y se firmó uno nuevo el día 27 de mayo, con el alcalde en funciones, incrementando el coste al retrasar la opción de compara hasta 2025. El sobrecoste es de cerca de 4 millones de euros.

 

Algo parecido ocurre con la Ciudad Deportiva de la Aldehuela, que costará cerca de 30 millones de euros en los próximos diez años sumando el coste de las obras y de la subvención que se le paga a la empresa concesionaria: resultan de la obra, 17,7 millones, y la subvención a la empresa que la explotará, otros 12 millones, a razón de 1,2 millones que el Ayuntamiento le pagará a la empreaq por el déficit de gestión.