La economía de Salamanca mejora "ligeramente" en relación al ejercicio 2010

La economía de la región sufrió una desaceleración a finales del cuarto trimestre de 2011 y terminó en un crecimiento del 0,5%
La economía de Castilla y León sufrió una desaceleración en el cuarto trimestre de 2011 y terminó en un crecimiento interanual del 0,5 por ciento, con casi todos los componentes de la demanda interna en contracción, a excepción de la inversión en bienes de equipo, según el Boletín Económico de Castilla y León coordinado por el Servicio de Estudios de Caja España-Caja Duero.

En dicho informe consta que el consumo privado y el público cayeron en la Comunidad mucho menos que las correspondientes magnitudes nacionales en dicho periodo y, como resultado, la aportación interna al crecimiento fue menos negativa, lo que compensa una aportación de la demanda externa menos positiva que en el conjunto nacional.

El crecimiento medio de 2011 frente a 2010 fue de 0,8 por ciento, según los datos de la Junta de Castilla y León, y de 0,97 por ciento según la estimación de Funcas, que sitúa a la Comunidad como la de mayor crecimiento. En cuanto al empleo regional, la Encuesta de Población Activa (EPA) desvela que se perdieron 24.000 puestos de trabajo netos en el último año, lo que representa una caída del 2,4 por ciento y propicia un aumento de la tasa de paro al 17,2 por ciento.

El panel de expertos que colabora con el Boletín ha contestado al cuestionario entre el 30 de enero y el 9 de febrero de 2012. Sus respuestas indican un nuevo deterioro de la actividad económica de Castilla y León en el primer trimestre de 2012, que se mantendrá en el segundo trimestre con cifras incluso peores que el primero y que finalmente hará que en el conjunto del presente ejercicio se crezca menos que en 2011.

En cuanto al indicador sintético de actividad, que intenta recoger el ciclo de la actividad no agraria, estima una situación dispar por provincias. Hay tres que mejoraron en el cuarto trimestre de 2011 respecto al tercer trimestre, Palencia, Salamanca y Soria; otras tres empeoraron, Segovia, Valladolid y Zamora y, finalmente, Ávila, Burgos y León apenas variaron su situación.

En general durante el 2011 todas las provincias empeoraron su posición cíclica y las más afectadas fueron Zamora, León, Segovia y Valladolid, mientras que Soria, Ávila, Burgos y Palencia desaceleraron menos que la media regional y Salamanca terminó ligeramente mejor que un año antes, según ha informado Caja España-Caja Duero en una nota recogida por Europa Press.

Además, el Boletín refleja que durante el último trimestre de 2011 se produjo un rápido deterioro de la coyuntura económica europea y nacional, hasta el punto de que varios países, entre ellos España, terminaron con tasas de crecimiento negativas respecto al tercer trimestre.

'Números rojos' en la UE
Así ha ocurrido en el agregado de la zona euro y de la Unión Europea, donde algunos países ya encadenan dos o más trimestres consecutivos de 'números rojos' como Bélgica, Grecia, Holanda, Italia y Portugal. Una de las causas es que la propia Alemania, el país de referencia por su tamaño y reciente dinamismo, retrocedió dos décimas porcentuales, lo mismo que ocurrió con Reino Unido, de modo que de las cinco grandes economías de la UE sólo Francia consiguió crecer, aunque desaceleró una décima.

En este escenario, la Comisión Europea actualizó el pasado 23 de febrero sus previsiones de noviembre y oficializó una caída del Producto Interior Bruto (PIB) de la eurozona en 2012 de tres décimas. Para España la previsión es de una caída del uno por ciento sin tener en cuenta las medidas de ajuste que se introduzcan en los presupuestos de las administraciones públicas para 2012, aún sin aprobar.

Funcas, la Fundación de las Cajas de Ahorros, ha sido el primer servicio de estudios en cuantificar que la recesión en España será del 1,7 por ciento si el objetivo final de déficit público fuese del 4,4 por ciento previsto inicialmente.

En todo caso, la economía española retrocedió tres décimas el cuarto trimestre de 2011 respecto al anterior, aunque acabó con un crecimiento interanual del 0,3 por ciento y un crecimiento anual medio en 2011 del 0,7 por ciento. El dato del último trimestre se debe a la caída del consumo privado, que se une a las conocidas del consumo público, de la inversión en construcción y ahora también de la inversión en bienes de equipo.

Destrucción de empleo
De esta forma, todos los componentes de la demanda nacional retrocedieron y la caída del PIB no fue mayor gracias a la demanda exterior neta que lo compensa. En cuanto al empleo, los datos de la EPA del cuarto trimestre indican una intensificación de la destrucción de empleo hasta el 3,3 por ciento y en consecuencia la tasa de desempleo registra un nuevo máximo en 22,8 por ciento.

Por lo que respecta al mercado laboral, las estimaciones de la EPA muestran que durante el conjunto de 2011 la única provincia que registró un crecimiento apreciable del empleo fue Soria, con un 3,1 por ciento, mientras que las variaciones fueron mínimas en Salamanca, del 0,2 por ciento y Ávila, con un decrecimiento del 0,1 por ciento.

El resto de provincias sufrieron caídas de la ocupación que van desde el 1,1 por ciento de Palencia al 4,8 por ciento de Segovia. Durante el último año se redujo la distancia entre las tasas de paro, al disminuir cuatro décimas la máxima de Ávila hasta el 22,2 por ciento, al tiempo que Soria pasó a tener la mínima regional con el 12,9 por ciento.