La duda del míster: Meter a Mario de inicio o como revulsivo después

AHORA SÍ. Cano ya ve al centrocampista listo físicamente para soportar el peso de un partido, o al menos buena parte. LO QUE PIDE. Que el equipo haga “sistemáticamente” los 35 últimos minutos en Ponferrada
teresa Sánchez
Hay ganas de sacarse cuanto antes la espina tras la última derrota de Liga y apenas resta un día para hacerlo mientras el debate que se ha venido generando en las últimas semanas, sobre si debe entrar ya o no Mario Rosas de inicio, ha ganado enteros tras sus dos últimas apariciones –en Ponferrada y ante el Valladolid en Copa–. En semanas anteriores no fue de la partida porque no estaba al cien por cien físicamente, pero ante Las Palmas ya sí podría hacerlo o al menos ésa es la duda que Óscar Cano ayer dejó entrever en su comparecencia semanal. “Sé que ha generado mucha expectación, al primero a mí porque es un jugador que sabe qué hacer con la pelota y eso para mí es muy importante. Yo me atengo a lo que él mismo dice, que el otro día al cambiarle comentó que llevaba 20 minutos cantando. Creo que sí, que ya está para entrar y eso es lo que tenemos que decidir, si tenerlo como jugador que pueda echarnos una mano durante el partido o que juegue de inicio”, reconoció el míster que adelantó uno o dos cambios en el once respecto al último partido.

Precisamente de ese duelo y esa derrota ante la Ponferradina opta por quedarse con lo positivo. “Los últimos 35 minutos fueron muy buenos en Ponferrada. Espero y entiendo que los jugadores se tienen que quedar con ese último tramo de partido y poder hacerlo sistemáticamente a lo largo de la temporada”.

Su lectura de los minutos en los que el equipo estuvo a merced del rival es clara: “Tiene que ver con la mala defensa del juego directo y de contacto. Este tipo de situaciones que no nos hemos encontrado apenas este año. Mi vestuario está lleno de gente responsable que sabe dónde ha errado, dónde acierta y no me gusta incidir sobre los errores”.

Esta semana se mostró “muy satisfecho” del nivel que han tenido los entrenamientos y eso le gusta especialmente porque “a mí el entrenamiento ya me hace dudar y esa duda tiene que ver con que uno tiene en la cabeza un once y ellos se encargan de que en vez de 13 o 14 jugadores para el partido, piense en alguno más”.

De entre los que no fallará en ese equipo inicial, Perico. “Él está en un estado físico óptimo. Calidad tiene para prestarle a cualquiera y a nivel psicológico ha entendido que se ha depositado en él una continuidad y una confianza que a lo mejor era lo que necesitaba. Veo a un Perico muy constante, regular y que con la calidad que tiene espero que nos dé muchísimo”. Palabra de míster.