La Diputación se queda sola en su empeño en bloquear los viveros de empresas

El presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, y la diputada Chabela de la Torre.

La diputada Chabela de la Torre mantiene su negativa a abonar las anualidades que debe alegando la no justificación de las facturas de 2011, cuando los ayuntamientos de Ciudad Rodrigo y Salamanca ya han pagado ese ejercicio y dan por buenas las cuentas.

La Diputación de Salamanca se ha quedado sola en su empeño de asfixiar económicamente el funcionamiento de los viveros de empresa que Salamanca y Ciudad Rodrigo. Tanto, que mientras la diputada de Economía, Chabela de la Torre, se niega a abonar dos anualidades de la aportación económica comprometida por la institución provincial, tanto el Ayuntamiento de la capital como el mirobrigense ya han hecho el pago del mismo ejercicio al que De la Torre pone pegas.

 

La Diputación de Salamanca adeuda actualmente dos anualidades de la aportación económica a que se comprometió dentro de los convenios para el funcionamiento de los tres viveros de empresa de la provincia; en total, son algo más de 70.000 euros. El argumento es que no hay una justificación adecuada de facturas por parte de la Cámara, pero la institución provincial se ha quedado sola en eso y podría tener que dar un giro radical para resolver de manera inmediata esta situación porque es la única que, hoy por hoy, defiende el impago.

 

Esta situación está causando importantes problemas y que han obligado a la Cámara de Comercio a buscar soluciones para asegurar la subsistencia de los viveros, especialmente, en el caso de Ciudad Rodrigo y Salamanca. Un acuerdo ha evitado que las empresas instaladas en el vivero Iris de miróbriga ha evitado que tengan que abandonar sus espacios el próximo día 8 de febrero.

 

El argumento que ofrece la Diputación para justificar esta postura es que la Cámara no ha justificado debidamente las facturas del ejercicio de 2011, uno de los que adeuda. La encargada de representar a la Diputación en los órganos de gobierno de los viveros es la propia diputada de Economía, que ha asegurado en varias ocasiones que, mientras la justificación no esté acorde a lo que exige la Diputación, no dará de paso las cantidades que adeuda.

 

Sin embargo, no existen reparos por parte de los técnicos con lo que se puede afirmar que el bloqueo es una decisión meramente política. Y en la que De la Torre se ha quedado sin apoyos porque los ayuntamientos de Salamanca y Ciudad Rodrigo dan por buena la justificación y han procedido a pagar la anualidad de la polémica.

 

Hasta ahora, ambos consistorios se habían mantenido en la tesis de la falta de justificación para no abonar las ayudas a las que se comprometieron, pero en las últimas semanas han abandonado esa postura. Así ocurrió con el Ayuntamiento de Ciudad Rodrido, del que es alcalde el presidente de la Diputación, Javier Iglesias, y que está al corriente del pago de las anualidades no solo de 2011, la supuestamente en cuestión, sino también la 2012. Y lo mismo ha pasado con el Ayuntamiento de Salamanca, ya que fuentes de la Cámara aseguran que, con fecha 26 de diciembre de 2013, hizo el abono de la totalidad de lo correspondiente y pactado en el convenio para 2011

 

De este modo, la Diputación es la única que mantiene su bloqueo a la supervivencia de los viveros y lo hace, además, en contra de la postura que tiene el presidente de la institución desde la alcaldía de Ciudad Rodrigo. Eso sí, tanto De la Torre como Iglesias, en la Diputación, mantienen la callada por respuesta ante las llamadas de la Cámara para renovar el convenio del vivero Iris. También está pendiente la reunión de los órganos de seguimiento para analizar 2013 y proceder a abonar las cantidades correspondientes, aunque la intención es ir convocando con normalidad para resolver durante las próximas semanas.