La Diputación se deja pasar los plazos y tiene que volver a reclamar los impagos de Vega Terrón

Imagen desde Portugal del muelle de Vega Terrón. Foto: F. Oliva

El pleno de La Salina decidirá otra vez sobre la resolución del contrato: ya lo hizo el pasado 25 de febrero de 2015. Se ha dejado pasar los plazos legales a pesar de que la empresa gestora debe cerca de 600.000 euros: no ha pagado un euro desde 1997.

El pleno de la Diputación de Salamanca va a tomar hoy, de nuevo, la decisión de rescindir el contrato y reclamar las importantes cantidades adeudadas a la empresa concesionaria de Vega Terrón. Lo hace 15 meses después de haberlo hecho por primera vez en un nuevo capítulo de desidia y descordinación en el equipo de Gobierno y, más concretamente, en el área de Fomento cuyo máximo responsable político es el vicepresidente Carlos García Sierra.

 

Este viernes el pleno aprobará, previsiblemente, la propuesta de declaración de caducidad y de resolución del contrato de gestión del muelle de Vega Terrón. Esta decisión es la misma que se tomó el 24 de febrero de 2015 después de un importante escándalo: la empresa no había pagado ni un euro en casi 18 años. Entonces ya se inició el proceso para la resolución, pero hay que repetirlo porque la Diputación se dejó pasar los plazos legales. El resultado, que no se ha podido romper el contrato y que a día de hoy tampoco se ha reclamado nada de lo adeudado.

 

Según ha reconocido el equipo de Gobierno al PSOE, tras la primera decisión de pleno se abrió expediente y se dio parte a la empresa, pero nada más se hizo en meses; en agosto de 2015 el Consejo Consultivo, al que se había llevado el caso, confirmó que se habían pasado los plazos para que el expediente fuera válido. Un responsable del área de Fomento así lo ha reconocido. Sin embargo, tampoco se ha hecho nada en todos estos meses desde que se sabe lo ocurrido. Así que el tema está como estaba hace año y medio: el muelle sin uso, la empresa sin pagar y la Diputación sin reclamarle nada.

 

 

GRAVE 'OLVIDO'

 

Este incomprensible 'olvido' puede tener importantes consecuencias. De entrada, suma otro año y medio de deuda: la empresa ha seguido ejerciendo como concesionaria y no ha abonado ni un euro en todo este tiempo. Tampoco lo hizo antes: pasó 18 años sin abonar el canon y tampoco hizo efectivas ninguna de las otras condiciones del contrato, que incluía determinadas obras, garantías, amortización de la inversión... En total, el agujero que ha dejado en las arcas públicas ronda los 600.000 euros. De ellos, y según ha reconocido la propia Diputación, sólo se podrán reclamar poco más de 81.000 euros, los últimos cuatro años de vigencia del contrato porque el resto han prescrito.

 

 

INCAPACIDAD TOTAL

 

El equipo de Gobierno de Javier Iglesias ha sido incapaz de gestionar este escándalo. En su día, cuando el PSOE lo denunció en enero de 2015, empezó por negar lo ocurrido, pero tuvo que rendirse a la evidencia: un informe de la propia área de Fomento reconocía que la Diputación no había cobrado ni una sola vez el canon a la empresa concesionaria del muelle de Vega Terrón. En concreto, VegaTER no pagó ni un euro en 18 años y La Salina tampoco se lo reclamó: en total, 375.822,11 euros desde el 25 de abril de 1997 al 31 de diciembre de 2014. A ello hay que sumar el importe de mejoras, de los seguros obligatorios, de garantías, obras y amortización de instalaciones, todo pactado y que no se pagó, para un total de cerca de 600.000 euros.

 

El penúltimo tropiezo llega a hora, con la repetición del expediente para romper el contrato al que tendrá que seguir, por lógica, la reclamación de cantidades en la que no se ha dado ni un solo paso.

Noticias relacionadas