La Diputación se acuerda de la UD Salamanca después de ignorarla en vida

La institución que preside Javier Iglesias se lavó las manos a la hora de ayudar a la salvación del equipo y ahora le hace un homenaje póstumo, otorgándole al club desaparecido la Salina de Honor.

"Los españoles somos gente que enterramos muy bien...". Ya lo dijo Alfredo Pérez Rubalcaba en su momento y la Diputación de Salamanca ha tomado nota, y muy bien. La institución provincial presidida por Javier Iglesias ha decidido entregarle la 'Salina de Honor' a la desaparecida Unión Deportiva Salamanca en la gala de los premios que se celebra este 5 de diciembre. O lo que es lo mismo, un homenaje póstumo, en lugar de una ayuda que se reclamó en vida en numerosas ocasiones sin que se ofreciera alternativa alguna.

 

No en vano, la Diputación de Salamanca se lavó las manos a la hora de intentar recabar apoyos económicos para lograr la viabilidad del club junto al Ayuntamiento de la ciudad -algo habitual en otras ciudades-, dejando morir al equipo, entre otros 'culpables'. Ahora le ofrece un reconocimiento en forma de premio que ningún representante del club puede recoger porque el equipo está 'muerto' y desapareció de manera oficial el 18 de junio de 2013.

 

Por tanto, serán los veteranos de la UDS los que reciban el premio al ser el último resquicio que queda del equipo charro. No en vano, este premio busca la emotividad y el recuerdo y la Diputación parece empeñada en recabar votos en forma de aplausos por parte de los aficionados del equipo.

 

Ejemplos de Diputaciones que participan en equipos de fútbol con un pequeño apoyo no está muy lejos de Salamanca ya que la institución de Zamora ayuda al equipo económicamente o en la búsqueda de apoyos. En Salamanca se hacen homenajes cuando uno no está a la vez que se busca el aplauso fácil.

Noticias relacionadas