La Diputación pagó 15.000 euros por un informe que tacha de "sedicente", "radical" y "frívolo" suprimir las diputaciones

La diputada de Economía y Hacienda, Chabela de la Torre.

La Diputación encargó y pagó en 2013 un informe sobre buen gobierno y transparencia en el que se cita al PSOE y Rubalcaba y critica que se decantaran por la supresión de las diputaciones, una postura que califica de "radical" y "frívola".

UN INFORME DE 15.000 EUROS

 

El informe encargado por la Diputación de Salamanca ha tenido, según ha podido saber TRIBUNA, un coste cercano a los 15.000 euros. El encargo se produjo a finales de 2013, igual que el pago, aunque el texto tiene fecha del día 4 de febrero. Curiosamente el trabajo, que versa sobre transparencia y que hace recomendaciones sobre la necesidad de dar mayor publicidad a los contratos de la Diputación, fue adjudicado por decisión directa de la diputada De la Torre sin publicidad, algo en todo caso legal, ya que se trata de un contrato por cuantía menor.

"Sedicente", "radical", "frívola"... estos son los calificativos que dedica a la idea de una posible supresión de las diputaciones provinciales obra de un grupo de investigación. Un texto que no ahorra expresiones en favor de la permanencia de estas instituciones, que estuvieron en entredicho en el debate sobre la racionalización de las administraciones públicas, y en el que se centran las críticas sobre el PSOE y su secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba. Algo alarmante que se convierte en grave porque el informe fue encargado, y pagado, por la Diputación de Salamanca a finales de 2013.

 

TRIBUNA de Salamanca ha tenido acceso a una copia íntegra del "Informe sobre innovación, buen gobierno y transparencia en las diputaciones provinciales" elaborado por un grupo de investigación de la Universidad de Salamanca. El informe fue, según las fuentes consultadas, un encargo de la diputada de Economía y Hacienda, Chabela de la Torre, que solicitó la elaboración a un grupo de investigación reconocido del área de derecho administrativo de la Facultad de Economía y Empresa, la misma en la que la diputada ejercía de profesora antes de dedicarse a sus puestos en la política, tanto en la Diputación como en el Ayuntamiento de Santa Marta de Tormes.

 

El informe, que consta de 131 páginas, hace una defensa cerrada del papel e importancia de las diputaciones provinciales, la postura que defendió en su día el PP cuando se abrió el debate sobre la continuidad de estas administraciones. Y tras hacer un repaso a los 200 años de las diputaciones, entra de lleno en el debate propiciado por la nueva ley de racionalización de las administraciones públicas y recuerda que no es la primera vez que se pone en cuestión su continuidad.

 

 

REFERENCIAS AL PSOE Y RUBALCABA

 

Es ahí donde el trabajo se torna crítico con las posiciones defendidas por el PSOE con respecto a las diputaciones. "A penas nada bajo el sol, por tanto, cuando algunos pretenden descubrir el Mediterráneo y proponen como panacea a nuestros males administrativos la supresión de las Diputaciones", adelanta el texto antes de cargar contra la posición socialista: "Esta propuesta del secretario general del Partido Socialista Obrero Español, Sr. PÉREZ RUBALCABA, concretaba sus sedicentes ventajas económicas: ahorrar en torno a 1.000 millones de euros, eliminando de paso unos 1.000 cargos políticos (en un momento en que este tipo de iniciativas presentan un inequívoco tinte populista)". Esta es la literalidad del informe, que no escatima más calificativos. "Estamos por supuesto ante una posición particularmente radical esgrimida en las últimas elecciones locales y seguida sólo por otros partidos minoritarios", asegura en otro párrafo.

 

El informe sigue con su argumentación contra la idea de prescindir de las diputaciones, hasta calificar la propuesta como "frívola", aunque reconocen que la efectividad de las diputaciones depende de su implantación en el territorio: los servicios que ofrezca, la estructura de municipios y la organización con los ayuntamientos y comunidades autónomas. Con todo, reconoce que el debate sobre la utilidad de las diputaciones es útil y que "el ataque a las estructuras provinciales puede propiciar el paradójico efecto de su fortalecimiento". Para terminar haciendo hincapié en la postura de la FEMP que, finalmente, se impuso consiguiendo que las diputaciones encajaran en la nueva organización de las administraciones locales.

 

 

ALUSIONES AL DEBATE FEDERALISTA

 

Tras esta exposición de argumentos, el informe se centra en la necesidad de transformar las diputaciones a través de la innovación para asegurar su permanencia sin pasar por alto "que en una previsible evolución federalista de nuestro estado autonómico cabría perfectamente contemplar una reforma constitucional" que acabara con las diputaciones.

 

El informe discurre a partir de este punto, y con unas 100 páginas por delante, con recomendaciones para transformar el papel de las diputaciones con propuestas como un código ético, ejemplaridad pública y transparencia que deberían aplicarse, en forma de códigos de buen gobierno y citando los cambios normativos puestos en marcha por la Junta de Castilla y León y el Gobierno central para 'salvar' las diputaciones. Propuestas para crear un sistema de gobierno abierto y dar cabida a la participación ciudadana, un repaso a la ley de transparencia y su aplicación. Una evaluación de de los indicadores sobre transparencia y el perfil del contratante completan el informe, que se cierra con una serie de recomendaciones.