La Diputación oculta gastos para disfrazar el coste real de su apuesta por Salamaq

El presidente de la Diputación, Javier Iglesias, durante la presentación de Salamaq.

Los 854.000 euros en obras, el coste de destinar 36 trabajadores a la feria, la instalación de carpas, la gestión de la nueva imagen... no figuran en la relación oficial de gastos ni en lo presupuestado, pero disparan la factura de la apuesta de Javier Iglesias. Los ingresos, a la baja, amenazan los beneficios con los que se cerró la última edición.

Demostrar que es capaz de organizar una feria agropecuaria que esté a la altura de la histórica Agromaq en calidad, asistencia y proyección, y hacerlo con eficiencia económica. Este es el objetivo primordial señalado desde el primer día por la Diputación a la hora de poner en marcha Salamaq. Una apuesta que suponía dejar atrás a una entidad propia, IFESA, a las instituciones en ella representadas y desechar la experiencia de 30 años en una feria que había logrado el sello de internacional.

 

Visto que la nueva feria ofrece prácticamente lo mismo que la descartada, con cifras similares de participación y ocupación de metros, a la Diputación le queda el reto de cuadrar los números. Una tarea en la que, por el momento, ha optado por no contabilizar como porpios de Salamaq gastos en los que va a incurrir. El objetivo, disfrazar el coste real de la decisión de acabar con Agromaq e impedir que IFESA la siguiera organizando. Un coste real que, hoy por hoy, roza los 1,7 millones de euros.

 

 

PRESUPUESTO, IDÉNTICO DE PARTIDA

El presupuesto del conjunto Salamaq/Exposición de ganado es, oficialmente, de 838.000 euros. Según ha podido saber este medio, es la misma cifra de partida que se manejó para la última edición de Agromaq. El motivo es que se tomó la base de la última edición a cargo de IFESA por la premura de tiempo que ha presidido esta decisión. Cuando en octubre pasado la Diputación decidió no inscribir la histórica feria y anunció la celebración de una propia, estaba en plena elaboración de los presupuestos anuales y había que incluir partidas.

 

 

BENEFICIOS EN 2013

La feria agropecuaria cerró su última edición con beneficios y la gestión permitió autofinanciar la estructura. Su balance quedó equilibrado, pero del lado del superávit, en una cifra final en torno al medio millón de euros de tamaño económico de la feria. Así se vio tras la liquidación, el ejercicio que pondrá sobre la mesa si realmente la nueva feria ha costado más o menos que la anterior, algo en lo que ingresos y gastos son el baremo fundamental.

 

 

INGRESOS A LA BAJA

En el caso de los ingresos, pasa exactamente lo mismo que con el presupuesto. Se reflejan todas las partidas por las que se recaudó en la última Agromaq y que corresponden con lo que fue el presupuesto final correspondiente a la feria agropecuaria (sin contar el concurso de ganado), oficialmente declarado por el presidente de la Diputación: 540.000 euros.

 

Sin embargo, la Diputación no lo va a tener fácil para repetir los niveles de ingresos previstos por la comercialización de espacios. La previsión inicial que maneja internamente la Diputación ronda los 300.000 euros por este capítulo, cuando el año pasado se superaron los 360.000 euros solo por el cobro de las tarifas a los expositores del pabellón central, la nave alimentaria, los espacios de hostelería, plaza del comercio, espacios para maquinaria... Estaban inicialmente presupuestados a la baja, pero en la liquidación se demostró un buen nivel de comercialización. La Diputación ha cambiado los precios públicos y los ha ajustado a la baja en varias ocasiones para esta edición, lo que el grupo de la oposición en La Salina interpreta como una maniobra para conseguir llenar a cualquier precio. Y que redundará en merma de ingresos.

 

La cuenta se puede equilibrar con las entradas, que mantienen los precios, pero que pueden aumentar los ingresos por esta vía si se logra una asistencia récord: la feria puede aprovecharse del festivo del lunes día 8 de septiembre. Habrá que ver el efecto que tiene la nueva tarifa de venta masiva, para paquetes de más de mil entradas, que ha propiciado que se vendan más baratas en una web privada que en la oficial; el descuento aprobado por decreto permite que, al vender mil entradas, la Diputación recaude 2.260 euros y descuente 2.274 euros.

 

 

Y GASTOS AL ALZA

Las obras de mejora son solo parte de los nuevos gastos en los que está incurriendo la Diputación, a pesar de no querer computarlos como propios de la feria: sea como fuere, serán igualmente gasto de dinero público para la institución. Su coste, 854.000 euros. A ello habrá que sumar el coste de destinar 36 trabajadores de la Diputación a la organización, contratos como el de instalación de carpas (152.000 euros), la gestión de la nueva imagen y otros gastos previsibles como el servicio de taquillas, azafatas... Y los propios de asumir la organización del certamen. Será fácil que todos ellos desborden el presupuesto oficial, de 408.000 euros para la feria agropecuaria y 838.000 para el conjunto feria/exposición de ganado.