La Diputación niega a De la Mora las retribuciones de 1994 a 2011 porque entonces no era diputado

El diputado de Ganemos Salamanca, Gabriel de la Mora.

El vicepresidente de la Diputación no accede a entregar al diputado de Ganemos las retribuciones de los diputados de 1994 a 2011, en las que no se habría hecho retención. Alega que no era diputado entonces y que "los efectos de los pagos realizados estarían en su mayor parte prescritos".

Nueva 'patada' de la Diputación de Salamanca a la transparencia. Su equipo de Gobierno, no contento con entorpecer todo lo posible el acceso a la información y con haber establecido limitaciones a lo que los diputados provinciales (los de la oposición, fundamentalmente) pueden solicitar en el ejercicio de su cargo, ha dado un paso más y en una resolución del vicepresidente primero ha recurrido a todo tipo de excusas para no facilitar a un diputado provincial información.

 

El afectado es el diputado de Ganemos Salamanca, Gabriel de la Mora, el mismo que esta semana ha denunciado que la Diputación no ha retenido el IRPF en las retribuciones que ha estado pagando desde 1994 a los diputados que cobran por asistencia a plenos y comisiones. La Agencia Tributaria dice que hay que hacerlo, pero aquel 1994 la Diputación aprobó que no se obrara así: los beneficiados, los diputados provinciales, que cobran unas remuneraciones exentas de declarar.

 

Paralelamente a su denuncia, el diputado de Ganemos presentó una solicitud de información el día 20 de noviembre para que se le facilitaran las retribuciones de los diputados provinciales entre 1994 y 2011 y saber el volumen del posible fraude; las retribuciones de los diputados acogidos a este régimen han superado los 2,1 millones entre 2011 y 2015.

 

Sin embargo, este día 25 la Diputación ha decidido denegarle esta información, y lo ha hecho por varios motivos. En primer lugar, por considerar que la suya es "una solicitud de carácter abusivo", aunque se trata de localizar los pagos a los 25 diputados provinciales que ejercen; que no está justificado por la ley de transparencia "dado que se refiere a periodos en los cuales el solicitante no ejercía su función de diputado"; y, por último, que "a fecha de hoy los efectos de los pagos realizados estarían en su mayor parte prescritos", explicación esta última que contrasta con la postura de la Diputación, que considera que está haciendo lo correcto.

 

Ya por último, la Diputación alega la dificultad técnica de aportar esta información por el volumen y porque los datos no estarían informatizados.