La Diputación lamenta retrasos de hasta un año en el pago de proyectos a los grupos de acción local

La institución compromete para 2014 una partida de 100.000 euros para que los grupos puedan pagar gastos financieros derivados de los retrasos en los pagos de las ayudas europeas.

La Diputación de Salamanca habilitará el próximo 2014 una partida de 100.000 euros para que los Grupos de Acción Local puedan sufragar los gastos financieros que les origina el retraso en los pagos de las ayudas a proyectos europeos. El presidente, Javier Iglesias, ha lamentado demoras de hasta un año para hacer efectivos los pagos comprometidos para los proyectos que  presentan los grupos salmantinos, y el problema que estas situaciones generan a los emprendedores que han puesto en marcha una iniciativa contando con unos fondos que tardan en hacerse efectivos.

 

La Diputación ha reunido a los representantes de los cinco Grupos de Acción Local de la provincia para firmar el convenio correspondiente a 2013. Al acto han acudido José María Herrero (ADEZOS), Román Javier Hernández (Nordeste), Isabel Martín (ADRISS), Julián Ramos (ADRECAG) y Ludivino Barbado (ADECOCIR); es la primera vez que este grupo, que actúa en la zona de Ciudad Rodrigo, se integra en este convenio tras el cambio de presidencia este mismo año. Los cinco representantes, el presidente de la Diputación y el diputado José Prieto han rubricado el convenio, que se divide en dos partes: uno de 20.000 euros para gastos de gestión y otro de 40.000 euros para nuevos proyectos. En total, 300.000 euros que abona la Diputación para apoyar la acción de estos grupos, un programa que ha servicido para respaldar 61 proyectos en los últimos años.

 

El presidente Iglesias ha anunciado también que el próximo año 2014 la parte correspondiente a gastos de gestión se podrá emplear para pagar el coste de la financiación necesaria para mantener los proyectos que se ponen en marcha mientras llegan los fondos europeos que corresponden a cada uno. Esta circunstancia está afectando de manera especial a los proyectos de los grupos, ya que el plazo de entrega efectiva de las ayudas comprometidas se está espaciando en el tiempo más de lo habitual.

 

Hasta ahora, la Junta de Castilla y León, encargada de abonar el importe de las ayudas que concede la Comisión Europea para este tipo de actuaciones de desarrollo, estaba tardando 2-3 años en hacerlos efectivos. Sin embargo, el plazo se ha ido prolongando, a lo que hay que sumar que la Junta dejó de financiar el anticipo de las ayudas. Según Iglesias, en algunos casos la demora llega al año. "El problema es que un emprendedor no puede financiar estos gastos y esto compromete la viabilidad de los proyectos", ha asegurado. Según varios de los representantes de los grupos, esta circunstancia está poniendo en peligro varios proyectos que ya están aprobados y que ven como se retrasa un dinero con el que contaban.