La Diputación hace en secreto y a espaldas de sindicatos y oposición una reforma de su plantilla

Javier Iglesias, presidente de la Diputación de Salamanca.

La Diputación lleva semanas trabajando en una reorganización del personal de la que sólo están informados los diputados del equipo de Gobierno y jefes de área. No ha dado a conocer a los sindicatos la RPT que plantea pese a que tienen que aprobarlo.

El presidente de la Diputación, Javier Iglesias, está al frente desde hace semanas de una operación para diseñar una nueva relación de puestos de trabajo que sirva para reorganizar la plantilla de la institución provincial. El objetivo, aparentemente inocente, ha puesto en guardia a los sindicatos y a la oposición que sospechan que se persiga reforzar los resortes creados a lo largo de los años con el nombramiento continuado de personal 'de libre designación' con el que el PP copa todos los puestos de responsabilidad y hasta un tercio de su plantilla total.

 

El rumor ha ido calando en los últimos días entre los representantes sindicales y este martes ha sido confirmado por el propio equipo de Gobierno. A pregunta de TRIBUNA, la vicepresidenta y diputada de Economía y Hacienda, Chabela de la Torre, ha admitido que la Diputación trabaja en una serie de modificaciones de la RPT (relación de puestos de trabajo), una reestructuración que califica como "necesaria" para "suplir algunas carencias" que han surgido; en cuanto a su calado, asegura que serán "pocas variaciones" las que se produzcan.

 

Sin embargo, y según las fuentes consultadas por TRIBUNA, se trata de una reforma administrativa en toda regla que perseguiría algo más que cubrir carencias como mantiene la diputada y vicepresidenta y que, de momento, se está haciendo por la vía de la ocultación. La Diputación está obligada a negociar con los representantes de los trabajadores cualquier tipo de cambio en la RPT, pero a día de hoy estos desconocen no sólo el proyecto, sino incluso el anexo de personal para el año 2016. De la Torre admite este extremo porque asegura que "a la par que se informe a la oposición se negociará con los sindicatos".

 

 

PUESTOS 'A DEDO'

 

Según las mismas fuentes, la reforma estaría siendo llevada a cabo por los diputados de área del equipo de Gobierno en colaboración con los jefes de servicio de la Diputación. Hay que recordar que la Diputación cubre cerca de un tercio de su plantilla con las libres designaciones y las vacantes provisionales; y que ese es el método que usa para copar los puestos de responsabilidad con nombramientos 'a dedo'.

 

Uno de los objetivos sería encontrar acomodo a los responsables y trabajadores de algunos organismos autónomos que desaparecerían y pasarían a responsabilidad orgánica de la Diputación. Se trata, según ha podido saber este medio, de CIPSA, el organismo autónomo de gestión informática, que sería absorbido; por ello habría que encontrar acomodo a su personal y de ahí parte de esta modificación de plantilla.

 

Los responsables sindicales consultados por este medio han mostrado su indignación por la maniobra del equipo de Gobierno de Javier Iglesias al margen de toda comunicación y respeto hacia los representantes de los trabajadores. Califican la modifación de reforma administrativa en secreto y lamentan que ahora se pretenda negociar la RPT cuando los presupuestos están cerrados.

 

 

EL REINO DE LAS LIBRES DESIGNACIONES

 

Según la RPT, la Diputación que dirige Javier Iglesias acumula cerca de 250 puestos por libre designación o vacantes ocupadas de los 815 de la plantilla, prácticamente un tercio de la plantilla que tiene contrato directo con la institución provincial, dejando a un lado organismos autónomos. Nombramientos con un alto componente personalista, porque las fórmulas de designación que se usan están vinculadas a la decisión del equipo de Gobierno y la dirección de turno, en este caso, y desde hace muchos años, del Partido Popular.

 

En el caso de las libres designaciones, se trata de puestos que forman parte de la plantilla y que se cubren con el denominado personal de confianza. Su uso está perfectamente autorizado y regulado, pero es una figura de la que se abusa, generalmente, para colocar a personas de confianza. El problema se produce cuando ocupan puestos técnicos donde sería deseable una total indepedencia de los criterios políticos. Y es que son precisamente los cargos políticos los que hacen estas libres designaciones.

 

En el caso de la Diputación de Salamanca, copan la mayoría de puestos de relevancia del organigrama; de hecho, casi todos los cargos de mayor nivel y las jefaturas de servicio están cubiertos con personal de la casa al que se escoge por libre designación. Entre ellos están directores de área, jefes de servicio, de sección, numerosos adjuntos a jefaturas, interventor y adjunto al interventor, tesorero, coordinadores diversos... el núcleo que maneja los resortes de la institución está colocado en estos puestos por este sistema, por encima de carreras funcionariales.