La Diputación ha pagado más de 2,1 millones de euros sin retenciones a sus diputados desde 2011

Francisco Albarrán

La Diputación de Salamanca ha pagado 2,1 millones de euros entre 2011 y 2015 en retribuciones a los diputados que cobran por asistencia a plenos y comisiones y en las que no ha hecho la retención obligatoria. El fraude a la Agencia Tributaria de quienes no hayan declarado se acercaría a los 3.000 euros por año y diputado.

LO QUE HAN COSTADO

 

La Diputación ha abonado importantes cantidades a los diputados que, en la última legislatura y la actual, han ejercido en régimen de indemnizaciones, cobrando por asistir a plenos y comisiones. Esto es lo que se ha gastado:

 

2011  -  372.381 euros

2012  -  400.087 euros

2013  -  393.236 euros

2014  -  417.156 euros

2015  -  545.589 euros

TOTAL  2.128.449 euros

El fraude en las retribuciones de la Diputación podría alcanzar una cota importante habida cuenta del montante total que La Salina ha abonado a un buen número de diputados sin haber hecho la retención obligatoria. Así se desprende del estudio que ha hecho el grupo de Ganemos Salamanca sobre esta cuestión, que ha denunciado este martes, y que eleva por encima de 2,1 millones de euros el coste total de las retribuciones que ha pagado la institución provincial a todos los diputados que, desde 2011 y hasta ahora, han ejercido en el régimen que corresponde a los que no están en dedicación exclusiva.

 

La situación, un fraude a las normas de la Agencia Tributaria, afecta a todos aquellos que cobran por la asistencia a plenos y comisiones. Actualmente son 16 de los 25 diputados provinciales, ya que los nueve restantes tienen dedicación exclusiva empezando por el presidente, Javier Iglesias, cuatro de los diputados de su equipo de Gobierno, tres del PSOE y uno de Ciudadanos. En la anterior legislatura el número fue el mismo ya que el PP tenía una dedicación más, seis, y el PSOE tuvo las mismas.

 

Esos 16 diputados se han repartido cada año desde 2011 en torno a 400.000 euros sobre los que no se ha hecho retención alguna, una media de 25.000 euros por cada caso; este año 2015 la cantidad ha repuntado hasta los 545.000 euros cuado todavía no se ha pagado noviembre ni diciembre, lo que eleva la media a los 34.000 euros. La retención media que se aplicaría para esto tipo de ingresos en el IRPF sería del 10%, con lo que el fraude superaría los 210.000 euros en estos últimos años, en el entorno de los 2.500/3.400 euros por año y diputado en este régimen.

 

Según la Agencia Tributaria, las indemnizaciones que se pagan a los diputados provinciales que cobran por asistencia a órganos de Gobierno (y también a los eurodiputados y a los procuradores regionales en el mismo régimen) están sujetas a IRPF y es obligatorio que se haga retención porque están consideradas rendimientos del trabajo y no dietas por desplazamiento, en cuyo caso sí estarían exentas siempre que se puedan justificar los gastos en viajes.

 

La Diputación no lo hace porque se acoge a un acuerdo de pleno que data de 1994 en el que se determinó que estos pagos no eran indemnizaciones, sino dietas por viajes y desplazamientos; pero eso se hizo para evitar la complicación de distinguir entre los pagos por ir a plenos y comisiones y los que se hacían por viajes. De esta manera se consiguieron dos cosas: simplificar el sistema y beneficiar a los diputados, que no tenían que declarar estas cantidades al resultar exentas de tributación según el acuerdo de pleno. Esto resulta fiscalmente muy beneficioso para los diputados, motivo último por el que se hizo: compensar su dedicación aunque no tengan sueldo fijo.

 

Ganemos Salamanca quiere acabar con este privilegio que lo que hace es compensar adicionalmente, con ventajas fiscales, por una labor que ya se está pagando. Por eso va a llevar al pleno que se celebra este jueves una moción para derogar el acuerdo de pleno de 1994 y empezar a hacer retención en los pagos a diputados, salvo en el caso de la parte que se pueda justificar como gastos de viaje y desplazamientos.