La Diputación de Salamanca no suelta prenda sobre las retribuciones de los diputados

Iglesias y García Sierra acompañados de sus abogados en la llegada del Juzgado (Foto: Cynthia Duarte)

La Diputación niega información solicitada por Ganemos relativa a 70 cuestiones, entre otras, las subvenciones a asociaciones de mayores, los sueldos de los diputados durante los últimos quince años o las actas de IFESA.

Ganemos Salamanca ha realizado más de setenta solicitudes de documentación desde que en junio de 2015 obtuvo representación en  la Diputación Provincial, con el fin de controlar y fiscalizar la actividad de la corporación. Algunas de estas solicitudes han sido denegadas, debiendo recurrir a los juzgados en el caso del acceso a la contabilidad, estando pendiente de sentencia por parte de los juzgados, habiendo sido resuelta ya favorablemente por parte de la Fiscalia. Pero también por parte del Ayuntamiento de Salamanca, pues en dicha institución también se judicializó la respuesta negativa a la solicitud de dicho acceso, reculando semanas después.

 

No obstante, y al menos en tres ocasiones, la Diputación ha denegado la información mediante una argumentación claramente absurda y atentatoria contra el derecho a la participacion política (art. 23 de la CE), en su vertiente de derecho de acceso a la información de los cargos públicos, al impedir el acceso a determinada documentación alegando que nuestro representante “no ejercía su función de Diputado” en los períodos solicitados.

 

En concreto, se nos ha denegado información sobre las subvenciones recibidas por la Federación de Mayores en los últimos diez años y también sobre las retribuciones percibidas por los diputados desde 1994 a 2011. Sin embargo, lo más curioso es que el período en el que se deniega es sólo el anterior a 2011, pero no entre 2011 y 2015. En otros casos, se nos ha denegado información por otros motivos también bastante dudosos, como las actas de IFESA, porque supuestamente no se encontrarían en poder de la Diputación al pertenecer a una corporación ajena, para lo cual se nos informa que deberíamos de ponernos en contacto con el secretario de dicha institución.

 

Finalmente, también se nos ha denegado información en poder de la Diputación, como el padrón cobratorio de un municipio, alegando que la titularidad de esos datos no corresponde a la corporación provincial, cuando dicha información es de carácter público para cualquier ciudadano que lo solicite, debiendo estar expuesto en el tablón municipal correspondiente.

 

En definitiva, denegaciones cuyas justificaciones rozan lo absurdo, demostrando una vez más el interés por ocultar información, entendemos que quizá comprometedora, y desde luego el desprecio por parte del equipo de gobierno hacia el resto de diputados y la ciudadanía que representan.