La Diputación da 'carpetazo' a IFESA pero su desaparición terminará en los juzgados

Pleno de la Diputación de Salamanca en el que se ha decidido la liquidación de IFESA.

Javier Iglesias saca adelante la disolución de la institución ferial consciente de que los trabajadores han recurrido por haber sido apartados de la organización de la feria. El PSOE apoya acabar con un proceso que inició la Diputación, pero lamenta que el conflicto ha perjudicado a los trabajadores y al prestigio de la institución.

La Diputación de Salamanca puede considerar encaminado su objetivo de acabar con IFESA, la institución que organizaba la feria agropecuaria de cada septiembre y en la que tenían cabida empresarios, Cámara y agricultores. Sin embargo, el cierre efectivo de la institución ferial tendrá que verse en los juzgados donde los trabajadores han denunciado la situación a la que les ha abocado la decisión del equipo de Javier Iglesias de impedir que Agromaq tuviera una edición en 2014 y cambiarla por Salamaq, una feria organizada exclusivamente por la Diputación. Un método con el que ha evitado el control que se ejercía sobre las cuentas y de la que poco se sabe sobre su coste.

 

El proceso ha vivido este martes uno de sus últimos capítulos, al menos, en cuanto a las administraciones se refiere. El grupo popular ha llevado a pleno una moción para disolver IFESA e iniciar el proceso de liquidación de la sociedad en la que Diputación, Ayuntamiento, Cámara, Confaes, Cámara Agraria y Ceiss compartían la organización de la feria de septiembre. La decisión arranca en octubre de 2013 cuando el equipo de Gobierno de Javier Iglesias decide que no quiere seguir organizando la feria de la mano del resto de instituciones e impulsa la decisión de que IFESA no inscriba la feria, su principal razón de ser; la medida sale adelante en una extraña votación con los votos de Diputación, Ayuntamiento y Ceiss, y la abstención de la Cámara Agraria.

 

El proceso ha terminado, como es sabido, con Agromaq en el olvido y la nueva feria Salamaq en marcha. Mientras tanto, los trabajadores de IFESA, fundamentalmente los técnicos que han estado organizado durante años la feria de septiembre, no podían hacer su trabajo y la Diputación prescindía de su experiencia.

 

Ahora la Diputación le da la última estocada aprobando su disolución, aunque el proceso para llegar a este punto es lo que realmente ha situado a IFESA en vía muerta. Hace unos días, y ante la posición de la Diputación de seguir impidiendo la actividad de la institución ferial, Cámara y Confaes accedieron a su disolución ya que, sin poder llevar a cabo sus funciones, la continuidad de IFESA no tenía sentido.

 

En el pleno de este martes el PP logró el apoyo del PSOE, que explicó su postura precisamente en la línea de Cámara y Confaes; de hecho, el portavoz socialista, Isidro Rodríguez, hizo alusión a la unanimidad del comité ejecutivo de IFESA para su disolución y acusó a la Diputación de haber iniciado el proceso. El motivo, facilitar el pago a proveedores y resolver la situación de los empleados de la feria, "lo que no impide que lamentemos la situación que han vivido". Rodríguez ha recordado al vicepresidente de la Diputación, Carlos García Sierra, que los trabajadores han presentado denuncias porque no se les ha dejado hacer su trabajo, el de organizar la feria, "porque entendemos que Salamaq es una copia de Agromaq" y por ello no se podrá alegar el fin de sus funciones. Rodríguez ha considerado esto

 

Por su parte, García Sierra negó que fuera la Diputación la  que iniciara el proceso, a pesar de que fue la que impulsó la no inscripción de la feria y la que, la semana pasada, propuso la disolución de IFESA. Al tiempo que dudó de que las denuncias de los trabajadores pudieran ser un obstáculo ya que, según él, han seguido haciendo su trabajo elaborando la liquidación del último presupuesto.