La Diputación consiente el desprestigio de la Lonja de Salamanca

Lonja salamanca detail

Los responsables de la Lonja de Salamanca, encabezados por Javier Iglesias, han llevado a las mesas de la pataa y de ovino a una situación de desprestigio que hace que ya no se tome como una rerefencia cuando sí debería serlo por la importancia del sector primario en la provincia.

"La Diputación siempre está al lado del mundo rural y de los profesionales del sector agroganadero". Ésta es, sin duda, una de las frases más repetidas por parte del presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, pero poco predica con el ejemplo, a tenor de los últimos acontecimientos que se están viviendo en las mesas de la Lonja de Salamanca. Quizá su presencia como senador le aleje también de estos problemas.

 

El primer capítulo y más bochornoso es el de la mesa de ovino, con el comprador Julián Torres como protagonista, y que tantos escándalos ha protagonizado en los últimos años. No es algo nuevo, no. El último de elllos tuvo lugar hace dos semanas cuando Torres se encaró con un miembro del sector comprador por no tener su misma opinión, provocando un escándalo que dejó de nuevo en evidencia a la Diputación de Salamanca.

 

A día de hoy, este diario no ha tenido conocimiento oficial de que la Comisión Gestora haya destituido a Julián Torres como vocal de la mesa de ovino, pese a su ausencia de est 19 de septiembre, por lo que o la Diputación no ha tomado aún la decisión, o no se lo ha comunicado de manera oficial a todos los medios.

 

Con este vocal de la mesa los escándalos han sido continuos con la permisividad absoluta de la Diputación, quien quizá haya tenido algún interés especial en que este comprador siguiese en la mesa de ovino. De lo contrario es imposible comprender su presencia a día de hoy en la Lonja de Salamanca pos sus continúos enfrentamientos. Incluso se permitió que Torres defendiese el lechazo francés en lugar del salmantino o, en su defecto, el nacional.

 

LA MESA DE LA PATATA, SIN COMPRADORES

 

Por su parte, la mesa de la patata se ha enfrentado en esta campaña a uno de sus mayores escándalos, que pilló por sorpresa a una Diputación que aún no ha reaccionado: el boicot de los compradores. De hecho, la mesa acumula tres jornadas seguidas sin la presencia de estos vocales por lo que los precios están fijados según la opinión de los profesionales del sector productor.

 

La explicación del área de Agricultura de la Diputación provincial es que aún no ha encontrado sustitutos, por lo que es incapaz para tal cometido, mientras el sector se juega su futuro.

Comentarios

¿Electrónica? 20/09/2016 06:29 #1
Quizá haya llegado el momento de dar el paso que en su día dio la Bolsa, y saltar a un mercado electrónico: si se elimina la interacción personal, desaparecerán estos problemas personales y la Lonja será más profesional. Además podrá haber más participantes.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: