La Diputación cedió porque la oposición de los sindicatos la dejaba sin presupuestos

Javier Iglesias y Chabela de la Torre (Foto:F.Rivas)

Los sindicatos barajaron otro 'plantón' y no formar la mesa de negociación, y mantuvieron su negativa. La Diputación convocó individualmente y por separado a las cuatro centrales para explicarles de nuevo la modificación e intentar lograr el 'sí', pero tuvo que ceder.

Los sindicatos con representación en la Diputación de Salamanca han dado una lección de unidad en las últimas horas, y también de coherencia, al mantener su rechazo a la modificación de plantilla planteada por el equipo de Gobierno a pesar de las numerosas presiones recibidas. Una postura que ha obligado a Javier Iglesias a ceder y olvidarse de un plan que lo que hacía era crear un buen número de altos cargos que, según la oposición, tenían 'nombre y apellidos'.

 

En las últimas 24 horas los representantes sindicales han recibido presiones diversas para que cedieran y aceptaran la modificación de plantilla con la que el equipo de Gobierno de Javier Iglesias pretendía crear 31 nuevos puestos pensados para personal afín. La férrea oposición mostrada por los sindicatos ante La Salina llevó al equipo de Gobierno a citar por separado esta misma mañana a los representantes sindicales de CCOO, UGT, CSI-F y USO con el objetivo oficioso de explicarles con detalle el cambio de la RPT, pero detrás de esta invitación estaba un intento de dividir la fuerte unidad sindical contra el cambio de plantilla.

 

 

PRESUPUESTO EN PELIGRO

 

Y es que la clara postura de los sindicatos en contra de esta modificación unilateral de la plantilla, pensada para premiar a una serie de personas con altos cargos bien remunerados, ha sorprendido al equipo de Gobierno liderado por Javier Iglesias. Hace unos días, y tras anunciar de manera unilateral el proyecto, la vicepresidenta Chabela de la Torre se topó con la negativa rotunda de los sindicatos a un proyecto en el que no se había contado con ellos en ningún momento. La desagradable sorpresa se la llevó en una reunión en la que se tenía que haber constituído la mesa de negociación y a la que los sindicatos decidieron no entrar.

 

El motivo es que, con su sola entrada en la reunión, se hubiera constituido la mesa y el documento hubiera ido adelante, con o sin acuerdo. Al no haber mesa, no se puede aprobar ni el anexo de personal ni la RPT, y sin estos documentos el presupuesto no puede seguir adelante.

 

 

ACUERDO PARA UN NUEVO 'NO'

 

De hecho, los representantes sindicales corroboraron este lunes en una reunión un nuevo rechazo no sólo a la propuesta, sino a constituir la mesa de negociación, con las consecuencias que eso tendría para el proyecto de presupuestos. De ahí que la Diputación tuviera que cambiar de estrategia porque la postura de los sindicatos dejaba a Javier Iglesias y su vicepresidenta del área económica compuestos y sin presupuestos.

 

Esto explica que la Diputación haya convocara en las últimas horas de manera individual y por separado a los representantes de los cuatro sindicatos con presencia en la institución. Lo ha hecho a pesar de que la mesa de negociación estaba convocada oficialmente para este martes a las 9 de la mañana en su formato habitual, que sienta a la institución y a sus sindicatos en conjunto, nunca por separado. El problema es que la Diputación sabía que el nuevo 'no' estaba cantado.

 

En la base de la negativa de los sindicatos hay varios motivos. El primero, que no se les ha consultado en ningún momento el cambio de la RPT a pesar de que el procedimiento así lo marca. Pero lo fundamental es que no están de acuerdo con lo que se pretende, ya que la Diputación ha pasado por alto todas sus propuestas de los últimos años y hace oídos sordos a las peticiones para reforzar personal donde hace falta; por contra, ha puesto sobre la mesa de manera precipitada una modificación con la que se crean más altos cargos que sospechan tienen 'nombre y apellidos'.

 

A pesar de la llamada 'a capítulo' los representantes sindicales le han ganado el pulso a la Diputación y mantuvieron su postura: 'no' a la RPT. De hecho, han 'desmontado' por completo la propuesta, que no se llevará a cabo. Se han negado a crear ninguno de los altos cargos, salvo la nueva unidad de transparencia, sólo han dado de paso los puestos base y auguran una dura negociación hasta junio.

Noticias relacionadas