La Diputación aprueba una inversión de 5 millones para mejora de carreteras

Cuenta con el respaldo de populares y socialistas en el pleno provincial

El pleno de la Diputación de Salamanca ha aprobado por unanimidad la inversión de cinco millones de euros en la mejora de doce tramos de carreteras provinciales, más otros cuatro que se pueden sumar si las licitaciones son a la baja.

 

La partida, tal y como ya adelantó el presidente de la institución, Javier Iglesias, saldrá de los Presupuestos Generales de la Provincia en 2,5 millones de euros, y la otra mitad de remanentes que “cumplen” con los criterios de estabilidad presupuestaria.

 

En total, los proyectos aprobados, que comenzarán a ejecutarse a mediados de verano y está previsto que concluyan antes de finales de año, suman un total de 51,1 kilómetros de mejora, y otros 7,4 kilómetros de los cuatro proyectos de reserva.

 

En el listado de inversiones iniciales se encuentran el acceso a Huerta desde la SA-810, el tramo desde Barbadillo a la N-620, el acondicionamiento de Olmedo de Camaces hasta la línea férrea y acceso, los dos kilómetros desde el cruce de la CV-90 con Lagunilla, Las Veguillas-Aldealgordo, el acceso de Cordobilla desde la N-510, 3,4 kilómetros desde Gomecello a Aldearrubia, Martiago-Risco de Martiago, tres kilómetros de Vilvestre a Barruecopardo, Villar de Gallimazo- El Campo de Peñaranda y Ledesma-Villarmayor.

 

En el programa reserva se sitúan el acondicionamiento de 500 metros que faltan entre Cabrerizos y Moriscos, ensanche en dos tramos de la DSA-130 en el término de Santa Inés, acondicionamiento desde Peñacaballera a Lagunilla y el refuerzo parcial de 3,5 kilómetros en San Martín del Castañar.