La Diputación aprueba la Relación de Puestos de Trabajo

Sale adelante con el respaldo del PP, la abstención de PSOE y C's, y el voto en contra de Ganemos.

El pleno de la Diputación de Salamanca ha aprobado la propuesta de Relación de Puestos de Trabajo (RPT) en la Institución Provincial para 2016, una reestructuración de la plantilla promovida por el equipo de Gobierno y que “viene de la mano” de los sindicatos.

 

Así lo ha señalado el delegado de este área en la Institución Provincial, José María Sánchez, durante su intervención en el pleno, una sesión ordinaria y urgente en la que también se ha aprobado inicialmente el presupuesto para el presente ejercicio.

 

En relación con la RPT, este punto del orden del día ha contado con el respaldo de los diputados del Grupo Popular, que conforman el Gobierno Provincial y que disponen de mayoría absoluta en el pleno; con la abstención de los grupos Socialista y Ciudadanos; y con el voto en contra del diputado de Ganemos Salamanca.

 

Sobre este propuesta, ahora aprobada, el Grupo Popular ha defendido durante los últimos días que estos cambios tratan de adaptar la entidad a las “necesidades” actuales y abogan por dar respuesta con ellos a “los nuevos retos a los que se enfrenta la administración, como la transparencia, la administración electrónica y los nuevos requisitos de la Ley de Procedimiento Administrativo”.

 

Por su parte, la socialista Beatriz Martín ha criticado en el pleno la “improvisación, poca transparencia y tardanza” para confeccionar una relación de puestos de trabajo que “no se ajusta a las necesidades”, para lo que ha pedido “una remodelación entera”, además de desear un “avance” en la “negociación con los sindicatos”.

 

El portavoz del Grupo de Ciudadanos, Manuel Hernández, ha pedido “coherencia” a la hora de estructurar la plantilla de la casa y ha criticado que estos cambios supongan nuevos puestos de trabajo en lugar de “adelgazar” la Administración.

 

Y, en cuanto al Grupo de Ganemos, Gabriel de la Mora, ha lamentado que los cambios propuestos por el equipo de Gobierno cuenten con un importante número de jefes y coordinadores, en lugar de técnicos, además de mostrar su desacuerdo con la libre designación de algunos de ellos.