La Diputación admite los nombramientos indebidos y busca una solución mientras el PSOE critica la mala imagen

El presidente y vicepresidente de la Diputación, en un pleno.

El equipo de Javier Iglesias asegura que está buscando una solución y ha consultado sobre los autos contrarios del Tribunal Superior de Justicia. La oposición pide acabar con estas situaciones que dañan la imagen de la institución.

La Diputación de Salamanca ha admitido en el pleno de esta mañana la existencia de autos recientes del Tribunal Superior de Justicia que anulan varios nombramientos de cargos de relevancia en el organigrama de la institución. Tal y como ha informado TRIBUNA en los últimos días, la justicia regional ha anulado en las últimas semanas los nombramientos del adjunto al interventor, el tesorero general y un cargo de gestión económica, todos de libre designación, una situación que deja en evidencia la política de nombramientos de la Diputación.

 

El PSOE ha puesto sobre la mesa esta situación en el turno de ruegos y preguntas. El grupo socialista ha lamentado la mala imagen que sobre la Diputación dejan este tipo de sentencias, ya que además el auto va contra la ejecución de setencia decidida por la institución provincial, que califica de "burla" porque no se ajusta al mandato; de hecho, recrimina que se proceda a cesar y, en el mismo acto, volver a nombrar a las personas elegidas para estos cargos a pesar de que las sentencias judiciales anulan estos nombramientos.

 

Por parte del equipo de Gobierno ha respondido el vicepresidente segundo, Francisco Albarrán, que ha confirmado que la Diputación está buscando una solución al problema, que pasa por la elaboración de un recurso, pero  para lo cual también ha cursado consultas a los juzgados. Esta consulta buscaría evitar un nuevo revés por parte del Tribunal Superior de Justicia, que no solo ha anulado recientemente una ejecución de sentencia respecto a estos nombramientos, sino que también ha criticado el modo de obrar la Diputación en este asunto. El objetivo sería buscar la manera de aplicar la sentencia de manera que los juzgados sí consideren válida la ejecución.