La DGT pide a los ayuntamientos más vigilancia con el casco y el cinturón

La directora de tráfico se reúne con representantes de 68 consistorios para pedirles más colaboración y anuncia que la reducción de velocidad en ciudad afectará a un número sustancial de calles.

La directora de Tráfico, María Seguí, se ha reunido este viernes con 68 alcaldes para mejorar la colaboración entre la Dirección General de Tráfico (DGT) y los municipios, donde el descenso de la siniestralidad ha sido menor en los últimos años, y les ha pedido que refuercen la vigilancia sobre el uso del casco y del cinturón de seguridad.

 

En este sentido, antes de entrar a la reunión con los alcaldes en la sede de la DGT en Madrid, Seguí ha explicado que "el uso de los sistemas de retención es sensiblemente inferior en el entorno urbano". "Es necesario que el ayuntamiento y sus agentes de vigilancia contribuyan a la educación de la población reforzando y validando la importancia de esas medidas", ha indicado.

 

Asimismo, ha apuntado que actualmente hay "un problema de siniestralidad" en el entorno urbano, ya que los accidentes de tráfico en los municipios "no sólo no han decrecido al igual que en las vías interurbanas sino que van en aumento". Así, el ritmo de descenso de la siniestralidad en el entorno urbano desde 2003 ha sido entre 1,4 y 3 veces inferior al de las vías interurbanas y en 2012 los fallecidos en accidentes en vías urbanas aumentaron un 1 por ciento, frente a un descenso del 10 por ciento en carreteras.

 

Concretamente, en 2012 se dejaron la vida en accidentes de tráfico en ciudad 461 personas (el 24% del total), 4.400 personas resultaron heridos graves (42%) y 57.510 leves (55%). Además, el conjunto de accidentes con víctimas en zona urbana representaron el 57 por ciento del total, lo que implica un porcentaje "muy sustancial", según ha señalado Seguí.

 

"Si queremos llegar a cero víctimas tenemos que ser conscientes de que no sólo tenemos que seguir trabajando en vía interurbana tal y como nos seguís escuchando sino sobre todo incidir de manera inmediata, de manera urgente, en las mejoras de movilidad y seguridad vial en el entorno urbano", ha enfatizado.

 

Junto a las mejoras en el control de los sistemas de retención, otro de los puntos que se ha tratado en la reunión ha sido la "reducción sustancial de las velocidad de circulación en el entorno urbano" prevista en el borrador de reforma del Reglamento General de Circulación en el que está trabajando la DGT. Según ha informado Seguí, esa reforma afectará a un número de calles "sustancioso", que pasarán a tener un límite de velocidad de entre 20 y 30 km/h frente al genérico de 50 km/h actual.

 

Por otro lado, la directora de Tráfico también ha hablado sobre una de las novedades previstas en la reforma de la Ley de Tráfico, que está en trámite parlamentario, referida a la posibilidad de que agentes de la movilidad y la policía municipal puedan multar a conductores sin parar el vehículo.

 

Sobre este asunto, ha indicado que se trata de "proveer de un marco legal" a los Ayuntamientos que ya lo estaban haciendo. "Cuando un agente de movilidad está gestionando el tráfico y observa a alguien que circula sin usar el cinturón de seguridad no puede dejar su función momentánea para perseguir al que no está usando el cinturón", ha apuntado Seguín, quien ha afirmado que "no se trata de hacer nada nuevo sino de hacer mejor lo que se tiene que hacer".