La DGT identifica 30 tramos de especial peligrosidad en las carreteras de Salamanca

Imagen: Archivo

La Dirección General de Tráfico contempla en Salamanca 30 de los 1.314 tramos especialmente peligrosos de carreteras convencionales españolas, que suman más de 6.300 kilómetros. En nuestra provincia son 715,04 kilómetros. 

La DGT ha actualizado este listado, cuya ubicación exacta se puede consultar en su página web (www.dgt.es). Además de su identificación por parte de la DGT, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil intensifican la vigilancia de la velocidad a la que se circula con radares móviles y aplicando el Plan Integral de Vigilancia.

 

De los 30 tramos, el mayor número pertenecen a carreteras provinciales, un total de catorce seguidos de los de vías autonómicas nueve y las nacionales, que ascienden a 7, según la información de la Dirección General de Tráfico.

 

El Plan Integral de Vigilancia consiste en que cuando un conductor es detectado cometiendo una infracción de exceso de velocidad, es parado e identificado por los agentes de la Agrupación de Tráfico, quienes además le pueden realizar si lo consideran adecuado, las pruebas de detección de alcohol y drogas, así como la revisión de la documentación para comprobar que tanto el permiso para conducir como la ITV o el seguro obligatorio del vehículo se encuentran en regla.

 

CRITERIO A SEGUIR

 

Para elaborar dicho listado de peligrosidad se ha realizado un seguimiento pormenorizado de todos los accidentes graves, con víctimas mortales o que necesitaron hospitalización que han tenido lugar en vías secundarias; el número de accidentes en general y la velocidad media de circulación.

 

Por este motivo, algunos de los tramos registrados en la primera y segunda publicación continúan en esta tercera actualización y otros han sido sustituidos por los tramos en que la combinación de accidentalidad y exceso de velocidad es más patente.

 

La divulgación de estos tramos con carácter trimestral se hace pública para general conocimiento de los conductores, de modo que cuando transiten por los trayectos identificados como especialmente peligrosos extremen las medidas de precaución y sobre todo cumplan los límites de velocidad establecidos en cada uno de ellos.