La devoción por la Soledad concita a miles de fieles en el besamanos

Los salmantinos volvieron a demostrar una vez más su devoción por Nuestra Señora de la Soledad en el tradicional besamanos que acogió la Catedral Nueva, donde se expone la imagen. Miles de fieles acudieron desde primera hora de la mañana y hasta pasadas las ocho de la tarde al templo para dejar constancia de su amor por la Virgen de la Soledad, que saldrá en procesión el Sábado Santo.
Tribuna

Así lo expresaba el hermano mayor de la Hermandad de Nuestra Señora de la Soledad, Miguel Hernández, quien apuntó que la respuesta de los devotos había sido “extraordinaria”, y que la cola llegó a rebasar “la mitad de la Catedral”. Tal es así, que numerosos fieles se encontraban todavía en el templo en el momento de comenzar el Triduo.La emoción se reflejaba en el rostro de los salmantinos que acudieron a su encuentro con la Virgen de la Soledad, preludio del momento en que la acompañarán en su desfile procesional en la noche del Sábado Santo, que partirá de la Catedral Nueva para pasar por el Convento de San Esteban y la Plaza Mayor, en un recorrido que contará con el acompañamiento de la Agrupación Musical de La Expiración y la Banda de Música de Alba de Tormes.

El éxito de la jornada de ayer se completó con la adhesión de 87 nuevos hermanos a la Hermandad de la Soledad, una cifra que “está muy bien en los tiempos que vivimos”, reconoció Miguel Hernández. La Soledad contará este año con un nuevo vestido blanco, cedido por unos hermanos, y que lucirá en la Catedral el Domingo de Resurrección.