La desigual habilidad del equipo de Gobierno en la ciencia de invertir

La publicación de la declaración de patrimonio de 2013 de los concejales deja clara una cosa: no todos tienen el mismo acierto, ni resultados, en sus inversiones.

El 2013 ha sido un año fantástico para el Ibex 35. Después de ejercicios muy negativos, la cotización de las empresas españolas más apetecibles se ha disparado un 21,4% y, probablemente, habrá dejado grandes dividendos a muchos inversores que supieron ver que el pasado año iba a ser el de recuperación en el juego de las acciones, los fondos, los títulos... Esto demuestra que saber invertir el dinero es todo un arte y que en el acierto hay muchos miles de euros en juego.

 

No sabemos si los concejales del Ayuntamiento de Salamanca juegan mucho en Bolsa, pero está claro que los hay con más vista a la hora de elegir dónde ponen su dinero, y que los hay con menos. Y si hay alguien a quién se puede consultar en esta materia, es a Cristina Klimowitz. Al menos, así se desprende de los buenos resultados que obtiene. En su declaración de bienes de 2013 se refleja el importante progreso de sus inversiones patrimoniales, en las que suma casi 530.000 euros y que han experimentado un importante aumento gracias a la buena rentabilidad que, según parece, le dan tanto el depósito a plazo como el fondo de inversión que, al 50% de titularidad, declara.

 

En esta materia quizás Alfonso Fernández Mañueco podría haber pedido consejo a su teniente de alcalde porque al alcalde no le ha ido tan bien, al menos, según lo que declara. En febrero de 2013 registró una actualización de su declaración de intereses y patrimonio en el que declaraba tener 102.875,25 euros en un fondo de inversiones BBVA Fiam (al 50%); un plan de pensiones por algo más de 47.000 euros; y un plan universal de abogacía con 26.000 euros. Sin embargo, en la declaración que ha hecho pública relativa a cambios al final de 2013, ese fondo de inversiones se queda en 93.323,48 euros, lo que deja a las claras que, a Klimowitz, le ha ido mejor con este producto, del que se desconoce la entidad emisora.

 

Al menos, el alcalde ha podido recuperarse porque su plan de pensiones ha llegado hasta 54.000 euros. Pero eso sí, no referencia saldo alguno el plan universal de abogacía: la casilla está en blanco. Una diferencia que demuestra, una vez más, la vigencia del dicho más salmantino del mundo: "Quod natura non dat, Salmantica non praestat".