La desfavorable coyuntura económica obliga a la Cámara de Comercio a prescindir del pregón

Se rompe así una tradición de más de veinte años en las fiestas de la Virgen de la Vega

La supresión de la cuota que debían pagar hasta este año las empresas a la Cámara de Comercio ha obligado a la entidad a seguir una política de austeridad, por lo que las subvenciones que recibían algunas asociaciones se han suprimido.

Este es el caso de la Peña de Tamborileros, que se encargaba de la organización de la misa castellana y del desfile de trajes típicos en las fiestas de la Virgen de la Vega. Según el presidente de la Peña, José Manuel Bustos, “no podemos hacernos cargo de los gastos sin la subvención de 1.500 euros que recibíamos de la Cámara”. Esto, unido al cambio de la naturaleza de la misa por parte del Cabildo, son las circunstancias que han obligado a retirar estos actos de la celebración.

El secretario de la Cámara de Comercio, Gabriel Hortal ha explicado que “la nueva política de la Cámara, unida a la decisión de cambiar la naturaleza de la misa y el día de su celebración, nos ha hecho llegar a la conclusión, que no decisión, de no hacer el pregón”.

El pregón de las fiestas de la Virgen de la Vega llevaba celebrándose más de veinte años en Salamanca, por lo que Gabriel Hortal se lamenta: “Nos hubiera gustado mantener la tradición, pero cuando las circunstancias cambian tan radicalmente no queda más remedio que actuar de este modo.”