La derogación de la doctrina Parot provoca la salida de la prisión de Topas del etarra Íñigo Otazua

Imagen del atarra Íñigo Otazua, a su salida de Topas, difundida por Twitter

Abandona la cárcel salmantina después de haber permanecido casi 15 de los 20 años que había cumplido aunque tenía 30 años de condena por pertenenecer a un comando etarra que planeaba asesinar a policías y militares.

El etarra Íñigo Otazua, condenado a 30 años de cárcel por por pertenecer a banda armada y planear atentados contra militares y policías ha salido de la salmantina cárcel de Topas después de cumplir 14 de los 30 años que se le habían impuestos, 15 de ellos en esta cárcel salmantina, tras haber estado también en Carabanchel, Alcalá Meco y Cuenca.

 

La 'culpa' es de la derogación de la doctrina Parot, que ha dejado en libertad ya a más criminales, también ha provocado que este etarra haya salido de prisión este lunes 17 de marzo.

 

E incluso se ha difundido una imagen del etarra abandonando la cárcel a través de a red social Twitter en la que se ve a  Íñigo Otazua sonriente.

 

No hay que olvidar que en el año 1994, las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado se incautaron de varios pisos de seis kilos de explosivos, material electrónico para la fabricación de artefactos, armas de fuego y munición. El hallazgo de estos planes terroristas descarta la posibilídad de que ETA decrete una tregua.